La mayor parte de los incumplimientos en la compra de vivienda sobre plano afectan a la realidad física de lo construido, pero también es importante comprobar que no existe incumplimiento en lo relativo a las obligaciones jurídicas de estos contratos.

En primer lugar, tenemos que saber que, al entregarnos la vivienda, ésta debe contar con la licencia de primera ocupación, necesaria para dar de alta los suministros de la vivienda (energía eléctrica, agua, gas, etc.). La existencia de este documento también garantiza que no va a haber problemas con la administración pública en cuanto a la calificación jurídica del inmueble. Es decir, que no vamos a encontrar sorpresas como descubrir que la vivienda es un local comercial.

Otro documento que se tiene que exigir es el Libro del Edificio, en el que deben aparecer los datos de los agentes que han intervenido en la construcción y la información detallada del lugar en que están instaladas las conducciones eléctricas, de gas, de agua y cualquier otro servicio, tanto de la vivienda como del resto del edificio. Este documento también debe contener las instrucciones para el mantenimiento del inmueble.

Además, debemos comprobar que la escritura pública de compraventa que vamos inscribir en el Registro de la Propiedad recoge la realidad física de nuestro edificio. Si no es así, podríamos encontrarnos con problemas, como dificultades para obtener una hipoteca precisamente por esta discrepancia entre la realidad y el registro.

Lee aquí las consultas anteriores