Científicos europeos, de la Universidad de Girona (UdG) e investigadores del Institut Català de Recerca del Aigua (ICRA) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han presentado este jueves en el Parc Científic de la UdG un sensor autónomo para detectar contaminantes en zonas marinas.

Una aplicación de este sensor, que ya cuenta con un primer prototipo en el Parc Científic de la UdG, es detectar contaminantes y antibióticos en el agua de las piscifactorías para evitar desaprovechar toneladas de peces, y también puede servir para determinar la calidad del agua de playas y puertos.

La coordinadora delegada del proyecto 'Sea on a chip' ha explicado que el sensor es totalmente autónomo —va fijado a una boya—, toma las muestras de agua y "transmite las señales a un ordenador e incluso puede enviarlo al móvil".

El primer prototipo mide un metro de alto y cuarenta centímetros de diámetro, tiene una autonomía de cinco días, toma 24 muestras de agua por día y va equipado con reactivos a dos tipos de contaminantes aunque en un futuro podrá controlar hasta ocho contaminantes.

Por el momento, sólo se han hecho pruebas en el laboratorio, pero los investigadores calculan probar el sensor en los próximos meses en Grecia, en una zona con alta presencia de piscifactorías, y posteriormente en Portugal e Italia.

El proyecto, de tres años y medio, forma parte de una iniciativa de la Unión Europea 'Ocean of Tomorrow' que busca solucionar con nuevas tecnologías la contaminación de las zonas de costa y de los recursos pesqueros.

'Sea on a Chip' cuenta con 5,5 millones de euros de presupuesto y con la participación de 17 centros de investigación europeos.

Consulta aquí más noticias de Girona.