La secretaria del PP, María Dolores Cospedal, ha advertido este viernes de que "Andalucía no tiene ningún problema estructural, ni en lo económico, ni en lo productivo, ni en la capacidad de su gente", sino que "el problema estructural de Andalucía se llama PSOE", al tiempo que ha espetado a la candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta, Susana Díaz, que con el adelanto electoral que ha convocado "no va a evitar que el PP gane las elecciones".

Así lo ha manifestado en la clausura de un acto sobre el balance de gestión del alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, titulado 'Córdoba Mejora' y en el que también han intervenido la secretaria general del PP-A, Dolores López; la candidata número uno del PP de Córdoba, Rosario Alarcón, y el portavoz del gobierno local y candidato del PP al Parlamento, Miguel Ángel Torrico.

En este sentido, la popular niega que la región tenga "unas condiciones distintas a otros sitios de España", porque "hay ciudades muy ricas y zonas industriales; un turismo fantástico; una costa riquísima y una parte interior con posibilidades inmensas", de modo que "Andalucía puede ser todo lo que quiera ser", pero para ello, destaca, "hace falta un gobierno que se lo crea y que lidere el cambio en Andalucía".

Al respecto, señala que "si se trabaja mal y poco la tierra no da fruto, pero si se cuida y se trabaja da frutos", motivo por el que anima a "trabajar mucho para cambiar las cosas", algo que en el PP están dispuestos a hacer para "luchar y dar la batalla contra la izquierda y el populismo de todo tipo", tanto "los populismos de izquierda" como los "de no se sabe dónde, porque no sabemos de dónde son, contra todos".

Insta a "dar la batalla contra los de la política de las palabras vacías; contra los que quieren formar parte de la democracia para terminar con ella; contra los que dicen a todo el mundo lo que quiere oír y a ver si me llevo algunos votos a costa de que como la crisis hace sufrir mucho, los ciudadanos están desencantados". Todos ellos, en opinión de Cospedal, "son votos tirados a la basura".

Ante ello, Cospedal recomienda que "hay que utilizar la cabeza y el corazón y en estas elecciones la cabeza y el corazón es lograr un cambio", razón por la cual espera que el próximo 22 de marzo haya "una alegría y ganas de cambiar y luchar para dar a todos los andaluces la oportunidad de mejorar y ser la gran región de España y de todo el mundo", ha enfatizado.

Y es que, según ella, "el voto útil es el que garantiza el cambio en Andalucía y el único que garantiza el cambio es el PP", de manera que "el voto útil se llama Partido Popular", puesto que "el otro voto, el que sea, lo único que garantiza es que sigamos igual" o "seguramente peor, porque no sabemos con quién van a pactar ahora". No en vano, "ahora si en vez de IU vienen los Podemos, Ganemos o como se quieran llamar, mejor no vamos a estar en Andalucía", opina.

Como ejemplo, Cospedal censura que "llevar 30 años gobernando en la tierra y no saber aprovechar el potencial es inconcebible", a lo que agrega que "el drama que tiene Andalucía es que nunca ha tenido un gobierno que crea en las posibilidades de Andalucía y que puede ser de las regiones más potentes y ricas de toda Europa", y apostilla que "el drama de Andalucía es que siempre ha tenido un gobierno que se conforma con tener la tasa de paro más alta de Europa, nunca tienen el objetivo de reducir el desempleo", es algo que califica de "bastante sorprendente".

En relación al adelanto electoral, lamenta que aunque "ahora no tocaba" celebrar las elecciones, "hay algo que sí toca", como es que "cambiemos de gobierno en Andalucía", de manera que pese a que "se ha hecho no por el interés de los andaluces, sino porque quería no sabemos si irse fuera de Andalucía, erigirse en la número uno de su partido, o evitar que el PP gane las elecciones, que no lo va a evitar, u otras fuerzas políticas que pueden quitar sitio ocupen su lugar", con estos motivos, a su juicio, "al final resulta que dan una oportunidad y es que por fin puede haber un cambio en esta tierra".

Objetivos "claros"

Entretanto, la secretaria general de los populares detalla que el PP andaluz tiene "tres objetivos claros", que son "que los andaluces no paguen más impuestos que el resto de los españoles"; "tener los mejores servicios públicos gestionando de manera eficaz y eficiente", y "mantener la sociedad del bienestar y los servicios sociales", con los fines entre otros de "aspirar a tener la mejor" sanidad pública o la educación.

Al hilo, comenta que "si no se pagan las facturas, todo eso no existe y se va a la quiebra", que "es exactamente el estado en que dejaron el país los señores que gobernaron", de manera que "ha sido el PP el que ha tenido que venir a rescatar las pensiones", entre uno de los ejemplos que cita Cospedal, quien subraya que el Gobierno ha pagado "16.000 millones de euros" en deudas en Sanidad.

Asimismo, señala que el Ejecutivo "ha ayudado a Andalucía igual que a todas las comunidades", porque "no ha mirado el color político de quien gobierna en cada comunidad". En cualquier caso, declara que el PP quiere traer a la región "transparencia, eficacia, eficiencia en la gestión y que se acabe ya el sectarismo de una vez, y venga el cambio de una vez".

Reflexiones sobre ciudadanos y "extremistas"

Por su parte, la secretaria general del PP-A ha criticado que Díaz pusiera la fecha de las elecciones "pensando en ella, movida por la ambición de echar a Pedro Sánchez, pero a veces las jugadas no salen bien", y es que, según Dolores López, "cuando eres muy ambicioso al final te pasa factura", puesto que, en su opinión, con el adelanto "ha conseguido que Juanma Moreno sea presidente antes de lo previsto".

Mientras, asegura que le llama la atención que "ahora todos los grupos políticos que aparecen en el escenario andaluz quieren arrogarse la etiqueta del cambio", algo en lo que aclara que "podrán arrogarse otras cosas, pero les guste o no, las señas de identidad las tiene el PP".

En este punto, anima a hacer "una reflexión", como es el hecho de "imaginar cómo sería que el gobierno de la Junta estuviese en manos de un partido que no tiene raíces andaluzas; que no tiene no tiene implantación en Andalucía; que no tiene programa para Andalucía, y que lo van a dirigir desde Cataluña, sería un desgobierno", en alusión a Ciudadanos sin citarlo.

Pero además, sugiere "otra reflexión", en la que se pregunta "qué aportan a la región esos pensamientos radicales y extremistas, mucho malo y poco bueno. Probablemente aporten empobrecimiento, pérdida de inversión, de derechos y de libertades".

Igualmente, apunta que "hay otra opción" que es la de Susana Díaz, que "ha estado gobernando hasta hace muy poco en la región con la mayor tasa de paro de Europa" y "una sanidad colapsada", entre otras situaciones. Ante todo ello, proclama que "Andalucía necesita estabilidad con un gobierno serio, que dé progreso, empleo y futuro", y esa opción, remarca, "solo la podemos tener de la mano del PP", que es "el voto útil, el que propicia el cambio".

En relación a la candidatura cordobesa del PP, su cabeza de lista, Rosario Alarcón, cree que Díaz "con su ambición personal, partidista y extremadamente costosa ha activado aún más si cabe el deseo de cambio", al tiempo que indica que el candidato del PP a la Presidencia, Juanma Moreno, contará con "una lista incondicional de proyectos que son incumplimientos desde hace mucho tiempo" en la provincia.

Además, recuerda "a los indecisos que ni los experimentos, ni las viejas rectas van a traer a Córdoba proyectos", sino que "traerán más de lo mismo, más paro, corrupción, recortes en sanidad y educación", de ahí que defienda que "hay que cambiar a los que llevan haciendo lo mismo durante tres décadas".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.