La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado este viernes que la variante de Aranda de Duero (Burgos) se pondrá en servicio a finales de marzo, durante una visita a las obras de este tramo de la Autovía del Duero.

La titular de Fomento ha señalado que la variante mejorará la conectividad de Aranda de Duero, impulsando el progreso y desarrollo de la localidad y preservando la calidad de vida de sus ciudadanos.

La variante de Aranda de Duero es una alternativa a la carretera N-122 de Zaragoza a Portugal y captará parte de los más de 8.000 vehículos diarios que actualmente circulan, ecitando su paso por las travesías de Fresnillo de las Dueñas y Castrillo de la Vega, además de las del propio término municipal arandino.

Para los usuarios de la autovía, este tramo supondrá también un incremento de la seguridad vial y mayor comodidad en la conducción, así como una ganancia en su tiempo de recorrido, mientras que para los habitantes de las localidades atravesadas o cercanas a la N-122 supondrá una mejora en la calidad de vida ambiental y una mayor seguridad vial.

El presupuesto de la obra, licitadas por la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre, asciende a 61,2 millones de euros que, unida al coste de la redacción del proyecto y a la asistencia técnica para el control y vigilancia de las ejecuciones, arroja una inversión total de 68,58 millones de euros.

Se trata de un tramo de autovía de 13,7 kilómetros de longitud, dotado con dos calzadas de dos carriles de 3,5 metros, separadas por una mediana de diez metros, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de un metros.

La autovía atraviesa los términos municipales de Castrillo de la Vega, Fuentespina, Aranda de Duero y Fresnillo de las Dueñas y su diseño, a lo largo de todo su recorrido, intenta afectar en la menor medida posible a los viñedos, regadíos y masas arbóreas de la zona.

ENLACES

En el tramo se han construido dos enlaces, uno con la A-1 y otro con las carreteras N-1 y CL-603, y su trazado ha sido diseñado para una velocidad específica de 120 kilómetros por hora, disponiendo en planta de un radio mínimo de 900 metros y una pendiente máxima del cuatro por ciento.

El inicio del tramo tiene lugar en la carretera provincial BU-V-2031, que comunica Adrada de Haza con Castrillo de la Vega, y su trazado se aleja de la carretera actual discurriendo en dirección oeste-este, dejando al norte la localidad de Aranda de Duero.

Como medidas de integración ambiental, a lo largo de la variante se han señalado cinco pasos de fauna, uno superior y cuatro inferiores, plantaciones e hidrosiembra en taludes, enlaces y medianas, así como seguimiento arqueológico.

La ministra de Fomento ha aprovechado su visita a las obras para anunciar que en estos momentos se trabaja en la redacción de proyectos para dar continuidad a las obras de la variable de Aranda de Duero y ha avanzado que en septiembre se pondrá en servicio el tramo Quinadadueñas-Villatoro-Villímar de la circunvalación de la capital burgalesa y que entre junio y julio se finalizará el tramo de la A-66 entre Benavente y Zamora.

En materia de ferrocarriles, Ana Pastor ha recordado que la remodelación de la estación de Aranda de Duero se licitará a lo largo de marzo.

Consulta aquí más noticias de Burgos.