Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado domingo a un joven de 32 años y vecino de Garriguella como presunto autor de un delito de conducción temeraria, conducción bajo los efectos del alcohol —dio una tasa positiva de 0,44 mg/l de alcohol—, atentado contra agentes de la autoridad, una falta de lesiones y otra de amenazas.

El suceso se inició a las cuatro de la madrugada, cuando el joven empezó un altercado en una discoteca y fue obligado a abandonar el recinto, si bien regresó al lugar en coche y conduciendo a gran velocidad en una calle cerrada a la circulación y llena de personas, que tuvieron que apartarse para no ser atropelladas.

El joven también intentó embestir la entrada de la discoteca, pero huyó cuando los vigilantes del local intentaron abrir la puerta del conductor del coche para sacarle fuera.

Los mossos localizaron el vehículo cuando circulaba por la N-II, en dirección Girona, pero el hombre hizo caso omiso de las señales de los policías, que le pedían que parara y saliera del turismo.

Finalmente, el temerario conductor paró voluntariamente, pero se resistió a bajar del coche y mostró resistencia y agresividad contra los agentes, a los que golpeó.

El detenido pasó el lunes a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Figueres, que decretó su libertad con cargos.

Consulta aquí más noticias de Girona.