El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, y el alcalde de Llambilles, Josep Maria Vidal, han anunciado este viernes el acuerdo para estudiar alternativas a la variante C-65, por la que circulan unos 24.000 vehículos diarios, a su paso por el municipio.

Según ha informado en un comunicado la Generalitat, después que el territorio haya desestimado la opción de construir una variante al oeste de la actual, se analizarán dos propuestas: la construcción de una variante periurbana o un vial con rotondas por el este del núcleo urbano, o bien, eliminar el semáforo actual de la carretera para mejorar la fluidez de tráfico y construir dos pasos inferiores para cruzar la vía actual.

El proyecto definitivo se redactará en 2016 a partir de la propuesta seleccionada, y la Generalitat calcula empezar las obras en 2017.

Consulta aquí más noticias de Girona.