La Fiscalía reclama cuatro años de cárcel para un hombre acusado de intentar acabar con la vida de su exmujer con un machete de 25 centímetros de hoja, si bien en el momento en que aguardaba fuera del domicilio de la víctima para abordarla, fue detenido mientras vociferaba ante los agentes que la iba a "despingar" y que había ido "a por ella".

El Ministerio Público solicita asimismo que se le prohíba acercarse a su exesposa a menos de 500 metros y comunicarse con ella durante diez años. El procesado, Pedro G.F., sobre quien pesa un delito de homicidio en grado de tentativa, será juzgado el jueves de la próxima semana por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma.

En concreto, los hechos tuvieron lugar sobre las 15.00 horas del 25 de julio del pasado año, cuando el reo, quien se encuentra en prisión preventiva desde entonces, se dirigió a la vivienda de su exmujer, en la calle San Fernando de Palma, frente a cuyo portal quedó apostado durante 45 minutos con el machete oculto bajo la camisa a la espera de que la víctima saliera de su casa.

No obstante, señala la Fiscalía, el acusado no logró su propósito ya que en ese instante se personaron en el lugar agentes de la autoridad que acabaron arrestándole, mientras Pedro G.F. insistía ante ellos en su intención de matarla. "Me da igual que diez o veinte...", "si me tengo que matar yo también me mato", profería ante los efectivos policiales.