Ataque al embajador de EEUU en Corea del Sur
El embajador de Estados Unidos en Corea del Sur, Mark Lippert (c), sale del Centro para las Artes Sejong tras resultar herido este 5 de marzo de 2015 tras ser atacado por un hombre que dijo estar en contra de los ejercicios militares conjuntos que Washington y Seúl realizan desde esta semana en territorio surcoreano. El sospechoso, identificado como un hombre de 55 años apellidado Kim, cortó un una cuchilla la cara del embajador cuando este llegaba a dar un conferencia en el centro de Seúl, informó la agencia Yonhap. Yonhap / EFE

La policía de Corea del Sur anunció este viernes que investiga si el ataque con arma blanca al embajador de EE UU en Seúl, Mark Lippert, tiene relación con los viajes que el presunto agresor, Kim Ki-jong, realizó a Corea del Norte en la pasada década.

Kim, de 55 años, viajó a Corea del Norte siete veces en 2006 y 2007, y en diciembre de 2011 trató de erigir en Seúl un monumento al fallecido dictador norcoreano Kim Jong-il, por lo que "estamos buscando la correlación entre estos hechos y el incidente", explicó la policía en un comunicado.

El sospechoso, un activista radical líder de un grupo ultranacionalista, era al parecer simpatizante del régimen norcoreanoLas autoridades policiales también investigan "el contexto de este incidente en Corea del Sur y en el extranjero", en lo que se considera una referencia a la vecina Corea del Norte.

El sospechoso, un activista radical líder de un grupo ultranacionalista, era al parecer simpatizante del régimen norcoreano, aunque prácticamente se descarta que Pyongyang esté detrás del ataque y éste se atribuye más a la acción aislada de un fanático que hace cinco años también intentó agredir al embajador de Japón.

La policía también solicitó hoy una orden de arresto contra el presunto agresor por los cargos de intento de asesinato, asalto a un enviado extranjero e interferencia ilícita.

Además, también podría caer sobre él la acusación de violar la Ley de Seguridad Nacional que prohíbe tener contactos sin autorización con Corea del Norte y hacer apología del régimen de los Kim.

Las autoridades policiales iniciaron hoy un registro de la vivienda y la oficina del sospechoso que el jueves acuchilló al embajador Lippert durante un desayuno en pleno centro de Seúl.

El agresor, que provocó a su víctima heridas en la mano y un profundo corte de 11 centímetros en la cara que ha requerido más de 80 puntos de sutura, lanzó tras el ataque proclamas contra los ejercicios militares conjuntos que Corea del Sur y EE UU llevan a cabo estos días en territorio surcoreano.