El alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), quien revalidó este domingo holgadamente su mayoría absoluta (16 de los 27 concejales, dos más que en 2003), dijo que será "el alcalde de todos los granadinos, ahora más que nunca".

Se trata de una victoria sin precedentes para el PP en la capital granadina, donde los populares no habían obtenido nunca un resultado tan abultado y la segunda victoria más holgada de la historia de la democracia en Granada, tras los 18 concejales obtenidos por Antonio Jara (PSOE) en 1982.

En declaraciones a los periodistas tras conocer los resultados electorales, Torres Hurtado se mostró visiblemente emocionado con la "histórica victoria" puesto que "nunca antes el PP granadino había tenido un resultado parecido, más del 53 por ciento de los granadinos han decidido votarnos".

"Voy a ser el alcalde de todos los granadinos, ahora más que nunca, con la responsabilidad de dos concejales más sobre los hombros, trabajaré con dedicación para mejorar Granada", dijo.

El alcalde, que agradeció "de corazón" a todos los miembros de su campaña, interventores y apoderados, el "esfuerzo realizado", tendió la mano a la oposición, a la que emplazó a "dejar de mirarnos entre nosotros y mirar por Granada, para, entre todos, hacer de ella una ciudad mejor".

Pérdidas del PSOE

El PSOE, cuya lista encabeza Javier Torres Vela, obtuvo 9 concejales, dos menos de los que logró en las elecciones municipales de 2003.

Por su parte, la candidatura de Izquierda Unida, encabezada como en 2003 por Lola Ruiz Domenech, obtuvo 2 ediles, los mismos que en los pasados comicios.

Con su triunfo electoral, Torres Hurtado se convierte en el primer alcalde de Granada que repite mandato de forma consecutiva desde 1991.

El PSOE perdió la mayoría absoluta con la que gobernaba en la Diputación de Granada, al obtener 13 de los 27 diputados en juego, uno menos que en los pasados comicios, mientras que el PP logró 12, uno más que en las elecciones de 2003, e IU mantuvo a sus dos representantes.

A tenor de los resultados, sólo un pacto con IU permitiría a los socialistas gobernar, por sexta vez consecutiva, en la Diputación de Granada, donde el PP ha perdido de nuevo la posibilidad de optar a la presidencia de la institución provincial, que nunca ha ejercido.

En el conjunto de la provincia, el PSOE acaparó el 46,43 por ciento de los alcaldes y el 40,51 por ciento de los votos (184.421); el PP el 18,45% de los alcaldes y el 36,62% de los votos (166.673); IU el 2,98% de los alcaldes y el 9,80% de los votos (44.609); y el PA el 1,79% de los alcaldes y el 3,12% de los votos (14.221).

Los vuelcos electorales más llamativos se produjeron en Guadix, Motril y Huéscar, "baluartes" del PSOE que ganó el PP.