La concursante del GH austrliano
Emma Cornell aún no sabe que su padre ha muerto. 20MINUTOS.ES

Emma Cornell es una concursante del Gran Hermano Australiano. Su padre, enfermo terminal de cáncer, ha muerto y ella no lo sabe.

Emma sigue dentro de la casa, dando espectáculo y concursando, sin saber que fuera toda su familia está de luto y que las cenizas de su padre descansan en una urna. Estas circunstancias han despertado un aluvión de críticas al Gran Hermano de Australia.

La organización del concurso se defiende y sostiene que "si no se le ha comunicado a la concursante el deceso de su padre ha sido por expreso deseo de la familia.

De hecho, el hermano de Emma, envió una carta abierta a los medios de comunicación en la que exculpaba al programa de no hacerle saber a la chica la muerte de su progenitor.

Nuestro padre no quería que su muerte influyera en la participación de Emma en el concurso".

"Emma estaba enterada de la posibilidad de que nuestro padre muriera y sabía que podía ocurrir mientras estuviera dentro de Gran Hermano" explica en la misiva Matt, el hermano de la concursante. 

Matt Cornell explica que su padre "no quería que su muerte influyera negativa o positivamente en la experiencia de Emma en Gran hermano" y asegura que "él hizo prometer que nadie notificaría Emma de su muerte si ocurría durante el concurso".

El comunicado deja claro que "la familia no quería que esto saliera a la luz ni se hiciera público" y si así ha sido, escribe el hermano de la concursante, "ha sido por la indecencia de una persona que lo ha revelado".

El padre ha sido ya incinerado pero retrasarán el funeral.

Aunque el padre ha sido ya incinerado, la familia ha decidido posponer los servicios funerarios hasta que Emma salga de la casa.

Asociaciones australianas de ayuda a los parientes de fallecidos han puesto el grito en el cielo asegurando que enterarse a posteriori de que su padre ha muerto puede suponer un gran impacto emocional para la concursante.

No es el primer escándalo

En el Gran Hermano australiano están acostumbrados a dar qué hablar. El año pasado dos concursantes fueron expulsados de la casa por una supuesta agresión sexual a otra de las participantes del programa.

También el año pasado la gala final fue ampliamente criticada, ya que se emitieron imágenes explícitas de sexo que había tenido lugar dentro de la casa.