«La provincia de Cartagena no depende de mí»
Pilar Barreiro Álvarez. (José Albaladejo).
Pilar Barreiro es una política de récord: fue la primera mujer que llegó a la Alcaldía de Cartagena. Es la primera que revalidó una mayoría absoluta y la que más tiempo lleva en el cargo, 12 años. Ahora va a por los 16, con la mismas ganas. Nos recibe en su despacho del renovado Palacio Consistorial, que decoró ella.

Después de tantos años, ¿qué va a marcar la nueva legislatura, si gana el domingo?

Tengo que justificar mi actuación en estos 12 años, donde hemos recuperado el casco de la ciudad y el término municipal para la industria, donde hemos acometido una descentralización histórica y hemos hecho una ciudad turística de primer orden. Ahora planteo la culminación de proyectos, la guinda del pastel de este trabajo de 12 años, como la culminación del Auditorio, que meterá a Cartagena en un mercado boyante del turismo.

¿Pero tan despacio van las cosas de palacio? ¿Hacen falta 16 años para acabarlas?

Es que no es lo mismo partir de cero que de menos diez, como era el caso. Aquí había un paro galopante, con una depresión sociológica y una industria hundida. El que llegue ahora coge un término municipal de dulce. Tenemos una universidad pública y urbana que nos ha servido para recuperar el casco y hemos diversificado la economía, para que Cartagena no viviera sólo de la industria militar, que dé seguridad, que pueda vivir del turismo, de la agricultura... Si llega una crisis, la ciudad no se hunde.

¿Será esta la legislatura en la que se remate la recuperación del casco antiguo?

Eso termina definitivamente. Hundir un casco histórico lleva poco tiempo, pero recuperarlo, muchísimo. Cuesta tiempo y dinero. Hemos hecho una operación importante con el Barrio Universitario y ese mismo modelo lo vamos a aplicar al Molinete y al Monte Sacro. ¿Por qué no se ha hecho antes? Porque he huido de la expropiación.

Y hablando de casas, ¿cuál es la propuesta del PP en materia de vivienda protegida?

Los partidos están ofreciendo un 10% del aprovechamiento que le corresponde a los ayuntamientos en zonas urbanas, pero ése es el suelo que obliga la ley a destinar a VPO. Ahora en Cartagena hay una reforma de suelo para 4.700 casas de promoción pública. Eso no hace falta prometerlo por nadie. Además, estamos llevando a cabo una operación de 1.800 viviendas para jóvenes en Molinos Marfagones con la iniciativa del Ayuntamiento, de calidad, con garaje y trastero.

Otro problema es la falta de plazas de aparcamiento...

Queremos que la ciudad sea para el peatón y la bicicleta. Rodearemos el casco de aparcamientos subterráneos. Quiero abrir uno grande en la Cuesta del Batel, que dé servicio al Barrio Universitario, a la UPCT, al Auditorio... con las zonas verdes por encima.

¿De cuántas plazas estamos hablando?

No le puedo decir el número, pero serán muchas plazas.

De nuevo algunos partidos han enarbolado la bandera de la provincialidad para Cartagena. ¿Cuál es su postura ante esta reivindicación?

A mí me parece bien, pero yo en su día me reuní con los alcaldes de la comarca y ninguno la quería. Además, la decisión pertenece al Congreso de los Diputados. Yo estoy a favor, pero no lo llevo en mi programa, porque no depende de mí. En cambio, el candidato del PSOE sí lo lleva, pero reconoce que no lo va a poder sacar adelante porque su partido, en Madrid, no está a favor de crear una provincia.

Bio. Nació en Lugo un 24 de noviembre de 1955. Tiene dos hijos. Cursó estudios de Derecho y Empresariales en ICADE. En la actualidad da clases en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Es alcaldesa desde 1995.

Las preguntas de la campaña

«General Electric seguirá dando empleo»

Ha tenido roces con el comercio por el debate de si deben abrir los festivos en los que vengan cruceros... n Llegar a una ciudad con el comercio cerrado da una mala percepción. Hemos hecho un esfuerzo para ser un destino turístico de primer orden. Ahora hay otra parte que tiene que hacer su esfuerzo. Hace falta una norma que permita abrir, al que quiera, su comercio un domingo. Las líneas de cruceros no están dispuestas a dejar a sus clientes en sitios donde esté todo cerrado, por mucho teatro romano que haya.

¿Se reafirma en la no recalificación de Lo Poyo?

Ya no sé cómo reafirmarme. Protegeré 20 millones de m2 en el Mar Menor, y dentro de ellos está Lo Poyo. Tomé la decisión cuando los servicios jurídicos del Ayuntamiento me dijeron que protegerlo no implicaba indemnizaciones a los propietarios. El proceso de Lo Poyo se inició en 1987 con el Partido Cantonal, lo desarrolló el PSOE y lo único que hicimos fue continuar, pero cuando vi la situación y tuve la seguridad de que se podía proteger esa zona, lo hice.

¿Cómo contempla la solución de la crisis de Zincsa?

Tardamos un año en elaborar la solución y Zapatero tardó un minuto en crear el problema. Han dejado la solución para después de las elecciones y me temo que será una patada al PP en la espinilla de los trabajadores de Zincsa.

¿Le preocupa la venta de General Electric?

El comprador es un grupo que ya produce la materia prima de la que se hacen los plásticos, lo que garantiza la estabilidad de la empresa durante muchos años. Tengo el compromiso de que esta empresa, rentable, seguirá dando empleo.

Sin corbata

¿Qué parte de su cuerpo odia? Estoy contenta con él.

¿A qué personaje de película le gustaría parecerse? A Escarlata O’Hara, por su fuerza.

¿Cuál es su vicio favorito? La puntualidad.

¿Su primer amor? Fue un verano, como todo el mundo.

¿Su peor defecto como jefa? A veces grito, y me da rabia. Y soy demasiado madre.

¿Se desvela por las noches? Si me acuesto tarde, sí.

¿Ha visto una peli porno? Claro, lo hemos hecho todos.

¿Cómo le gustaría morir? Sin enterarme.

¿Ayudaría a alguien a morir si éste se lo pide? A veces, coger de la mano a esa persona es ayudarla a morir.

¿A qué huele Cartagena? A mar, a vida, a gente...