Porteros
Muchos empleados de fincas sacan un sobresueldo con pequeños arreglos. (SERGIO GONZÁLEZ). Sergio González

Son más de 20.000 personas, pero parecen invisibles para la Administración. Se trata de los trabajadores de fincas urbanas, un colectivo profesional que engloba a porteros, conserjes y limpiadores, que llevan ya cuatro años sin renovar su convenio laboral. Esta situación les ha convertido en el único gremio con un sueldo base inferior al salario mínimo interprofesional.

Desde que en 2003 la Comunidad de Madrid disolviera la Cámara de la Propiedad Urbana, que hasta entonces siempre había actuado como patronal, los sindicatos han intentado en vano conseguir que otros organismos públicos y asociaciones profesionales privadas asumieran este papel.

"Tampoco existe ningún órgano de arbitraje que medie en los conflictos entre las dos partes", afirma Rafael Saldaña, el responsable del sector de los porteros de fincas de Madrid del sindicato UGT.

Mejorar las condiciones

Mientras, el tiempo pasa y las mejoras no llegan. La principal, conseguir que el sueldo base –de 522,06 euros mensuales– sea, al menos, superior al salario mínimo interprofesional (570,60 euros). Otras reivindicaciones tienen que ver con la adaptación de la normativa actual en materia de jubilaciones, salud laboral y prevención de riesgos laborales. "Es una actualización necesaria en todos los sentidos", apunta Saldaña.

Para el responsable sindical, la situación es complicada: "Por las características de este trabajo, no existe la figura del representante de los trabajadores; y para llevar a cabo alguna protesta formal, sólo podemos contar con los afiliados", afirma.

En persona

José Gómez Portero, 54 años

"Falta mucha información, nadie te aclara nada"

En los diez años que lleva ejerciendo como portero, nunca se había encontrado con una situación como la de ahora. "El salario base es muy bajo; yo he tenido suerte con mi edificio, pero no todo el mundo está en la misma situación", afirma José, que completa su sueldo gracias a los suplementos (por sacar la basura o trabajar de noche).

"Debería haber un nuevo convenio que dé más garantías. El problema es que somos una persona sola, falta mucha información y nadie te aclara nada. Le preguntas al presidente o al administrador, y no saben nada", explica.