La Consejería de Sanidad de Murcia ha anunciado que pondrá voluntarios de Protección Civil con botellines de agua por Murcia, Cartagena y Lorca los días que se superen los 38 grados de temperaturas. Es una de las iniciativas de la Consejería para prevenir los efectos del calor este verano. Las altas temperaturas provocaron en 2006 la muerte de una persona, así como 27 casos desviados a atención primaria y otros 14 que requirieron ingreso hospitalario. Además, desde la Consejería se alerta de que el 51% de los casos atendidos el año pasado fueron de personas en edad laboral.