El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer una norma para reducir el precio de las llamadas de móvil entre países de la UE (roaming) que entrará en vigor a mediados del próximo junio, según  afirmaron a 20 minutos fuentes de la Comisión Europea.

La tarifa máxima bajará hasta 49 céntimos (sin IVA) por minuto para las llamadas realizadas y a 24 céntimos para las recibidas. En lo que se refiere a las llamadas enviadas, la reducción será de hasta un 60%, ya que el precio máximo de éstas se sitúan en 1,25 euros (sin IVA), según una encuesta realizada por la Comisión Europea en 2006.

Tarifas mayoristas

El coste de las tarifas mayoristas que los operadores cobran a las compañías de otros países cuando ceden sus infraestructuras baja también a 30 céntimos por minuto.

Para que la norma entre en vigor debe ser ratificada por los 27 ministros de Telecomunicaciones el 7 de junio. Alrededor de diez días después será efectiva. 
En sus tres primeros meses de vigencia los clientes podrán escoger si quieren que se les aplique la nueva eurotarifa u otra oferta de sus operadores. Después, la eurotarifa se aplicará por defecto a quienes no elijan la oferta de su compañía.

Los precios fijados por esta norma europea irán bajando en los tres años siguientes en los que esté en vigor, dos céntimos el primer año y tres el segundo. Finalmente, la eurotarifa expirará, salvo si los nuevos precios no se han consolidado en el mercado.

Eran desproporcionados

Miriam Mendioroz, miembro del equipo de la CE encargado de redactar la norma

Desde la Comisión Europea observamos una gran diferencia de tarifas de roaming en los países de la UE y además vimos que tenían unos precios desproporcionados frente a los costes reales del servicio. Un sueco que hiciera una llamada de 4 minutos a su país desde Finlandia sólo pagaba 20 céntimos. Pero un maltés que hiciera lo mismo desde Letonia pagaba 13 euros. Al afectar a servicios que se ofrecen fuera de su país, los reguladores nacionales no podían resolver este problema. Por eso intervinimos. Existía una gran desinformación sobre el roaming y los usuarios sólo se preocupaban cuando llegaba la factura. Por el momento los servicios de transmisión de datos, al ser más recientes, se han quedado al margen de la reforma, pero se estudiarán en el futuro. La Comisión controlará los efectos del nuevo reglamento en los diferentes países y si las operadoras recurrieran a algún tipo de concierto tendrían que intervenir las autoridades nacionales de competencia.

«La eurotarifa sigue siendo cara»

La federación de consumidores Facua cree que el reglamento aprobado es positivo pero no lo suficiente. La Asociación Europea de Consumidores también afirma que los precios son «aún altos». Por otro lado, las cuatro compañías de telefonía móvil que operan en España aseguraron ayer a 20 minutos que no subirán –de momento– los precios de otros planes para paliar la reducción del roaming y recordaban que la regulación procedente de Europa era innecesaria.