«La lluvia es algo natural» y como tal hay que aceptarla. Así lo aseguró ayer el director del Festival de Teatro y Artes de Calle, Javier Martínez, quien pidió calma y que «no haya agobios» entre el público y tampoco en las compañías.

Sin embargo, ayer ya empezó a hacer estragos y dos actuaciones tuvieron que ser canceladas. Una, de acrobacias, que se iba a celebrar en la Plaza Mayor y, otra, la de la compañía Des Chiffonnieres. La organización tiene claro que si hay que suspender más actuaciones se hará, sobre todo aquellas en las que exista iluminación e instrumentos relacionados con la electricidad. También hay otros grupos que ya han anunciado que para ellos la lluvia no será un obstáculo.