La titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma ha admitido a trámite la querella interpuesta por Casino Teatro Balear contra el gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, Fernando González, al que atribuye un presunto delito de prevaricación a raíz de la paralización de las obras para la construcción del local.

La querella hace referencia al Consejo de Gerencia de Urbanismo celebrado el 22 de enero de 2015 en el que se votó en contra del expediente del Casino "a pesar de no haber visto, ni siquiera, el expediente sobre el que votaban, lo cual demuestra que en la Gerencia se actúa con arbitrariedad y a las órdenes del gerente", señaló la entidad en un comunicado.

Recientemente, el Casino reclamó el cese tanto de González como del concejal del área, Jesús Valls, y de todos los miembros del departamento que acordaron la paralización de los trabajos.

En el caso de González, los promotores recriminan su "imparcialidad, actuación torticera, manipulación y ocultación de documentos", tras denegar la licencia de instalación del local al aplicar la Ordenanza de Usos del Centro Histórico que establece que no se puede instalar un casino con una superficie superior a los 300 metros, cuando el proyecto presenta una superficie sólo de acceso público de 1.400 metros cuadrados.

En un comunicado, se preguntaban "qué motivos ocultos" puede haber por parte del Ayuntamiento de Palma para "privar a Casino Teatro Balear de aquello obtenido legalmente vía concurso público emitido por el Govern". "El Casino no entiende qué interés tiene el Ayuntamiento en dejar a 200 familias sin trabajo fijo", añaden.