El Museo del Comercio de Salamanca regala a los visitantes que se acerquen hasta sus salas, durante esta semana, el dibujo recortable de una 'cuaresmera'.

Según han recordado fuentes municipales, se trata de "una representación simbólica que se colgaba en los comercios y en las casas para contabilizar el paso de las siete semanas del periodo cuaresmal".

Pensado para los más pequeños, "los niños podrán recortar cada domingo una pierna a la anciana que aparece en este singular calendario, durante las siete semanas que dura", ha destacado el Consistorio en relación con este obsequio que se reparte en el museo municipal.

La 'cuaresmera' se solía colgar en una ventana de la casa el Miércoles de Ceniza y cada domingo de Cuaresma se le arrancaba una pierna. Y el Domingo de Pascua de Resurrección "se serraba o quemaba con la última pierna que le quedaba y se celebraba ese día de júbilo con una suculenta comida en la que de nuevo hacía su presencia la carne en forma de cordero, embutidos u hornazo".

Además, la 'cuaresmera' se exhibía además en los escaparates de los comercios y ultramarinos para anunciar la venta de bacalao en salazón, protagonista en el tiempo de vigilia cuaresmal.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.