El grupo Alvores prevé iniciar las obras del centro comercial Jaén Plaza, que promueve frente al Campus de Las Lagunillas, "a mitad de año" y baraja su apertura al público en el "último trimestre de 2016". Se trata de la primera fase de este proyecto, que representa unos 30 millones de euros de los en torno a 80 que supondrá en su totalidad.

Así lo ha puesto de relieve este martes el director general del grupo, José Carrión, que ha comparecido en rueda de prensa junto al alcalde de la capital, José Enrique Fernández de Moya, y el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Javier Márquez.

El empresario ha destacado que no han dejado de trabajar para avanzar en un proyecto que es "complejo" al necesitar de la implicación de administraciones y técnicos además de operadores. Tras recordar que el 'Jaén Plaza' se articula en dos fases, ha precisado que la primera tendrá "unos 22.000 metros construidos que engloban un parque de grandes superficies comerciales con un parking exterior de unos 39.000 metros cuadrados".

"Estamos culminando la primera fase de comercialización", ha subrayado Carrión. Ejemplo de ello es la incorporación de Worten, una "segunda pieza muy importante" tras el anuncio de Leroy Merlin. La "cadena líder" en electrodomésticos y electrónica de consumo contará con una superficie de 1.300 metros y prevé generar 29 empleos directos y otros diez indirectos. Su llegada al centro comercial se traducirá en una inversión de un millón de euros, a los que Alvores sumará otro millón o 1,5 millones más.

Junto a ello, se negocia con diversas marcas, cuya instalación esperan cerrar "a lo largo de este semestre", por lo que ha preferido no dar nombres, aunque sí ha hablado de sectores. Estarán presentes una cadena de deportes "líder" en el mercado nacional, sobre la que no ha confirmado que pueda ser Decathlon a la espera precisamente de formalizar la llegada; una multinacional de la alimentación, al menos un operador de equipamiento del hogar, otros de juguetería y servicios del automóvil así como dos operadores de restauración, que se unirán a McDonald.

Esta primera fase representa aproximadamente 30 millones de euros. De ellos, Alvores aportaría 18, mientras que los doce restantes correrán a cargo de los diferentes operadores. "Si la planificación urbanística no sufre ningún contratiempo, entendemos que entre junio, julio, agosto, en esos meses de verano empezaremos obras de urbanización en el sector (...). Eso nos llevaría a una fecha de apertura aproximada de apertura del cuarto trimestre de 2016", ha señalado.

Con ello, y a pesar de que al anunciarse la llegada de Leroy Merlin se apuntó el primer trimestre del año que viene para su apertura al público, ha precisado que se estaría dentro del límite acordado contractualmente con la multinacional francesa del bricolaje, que tiene diciembre de 2016 como "fecha límite".

Según ha resaltado, las obras de urbanización y construcción de esta primera fase del centro comercial se traducirán en la creación de "300 puestos de trabajo no permanentes", mientras que en la explotación se estiman "unos 180 directos y unos 36 indirectos".

Segunda fase

En cuanto a la segunda fase, que albergaría una galería comercial con ocio, restauración y establecimientos de moda que suelen instalarse en este tipo de espacios, ha explicado que en torno al diez por ciento de la superficie ya está comprometida, aunque ha matizado que es una etapa "más a largo plazo".

"Podrá empezar a moverse una vez que abra la primera fase y esperamos que para el primer semestre de 2018, sería nuestra estimación, que esa gran galería pudiera estar abierta al público", ha comentado Carrión, quien se ha referido al interés de los operadores por llegar a Jaén, ya que tienen claro, como el grupo, que "tiene un gran déficit de oferta comercial" y "se cubre con este proyecto".

Al hilo, el alcalde de Jaén ha manifestado su satisfacción por una iniciativa empresarial que contribuirá a que "la capital ejerza el liderazgo desde el punto de vista comercial". "Quiero que la riqueza, el consumo y la dotación de infraestructuras se queden en mi tierra", ha dicho Fernández de Moya, quien ha subrayado los esfuerzos del gobierno local para atraer inversiones en un contexto difícil.

Planeamiento urbanístico

Además, ha apelado a la "lealtad institucional y colaboración" entre las dos administraciones implicadas en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), Ayuntamiento y Junta. Sobre esta materia, Márquez se ha referido a la suspensión del documento para la corrección de una serie de parámetros.

"Concretamente la suspensión que afecta al área donde se ubicaría el centro de Alvores ya ha pasado por información pública, que se aprobó en el último pleno", ha señalado el edil, quien ha agregado que "lo que se tiene que hacer es que entre en vigor el PGOU de forma definitiva" por parte del Gobierno andaluz, para lo que se están pasando datos.

A partir de ahí, se iniciaría un "proceso urbanizador normal y corriente" con la constitución de una junta de compensación del sector que deberá elaborar un proyecto de reparcelación que tendría que aprobar la Gerencia de Urbanismo para, después, plantearse el proyecto de urbanización y las licencias oportunas.

"Lo difícil se ha superado", ha manifestado Carrión, quien ha aludido a cuestiones "de orden menor" que deben subsanarse y a un "mero trámite de información" a la Dirección General de Urbanismo de la Junta desde el Consistorio. "El contratiempo sería que ese trámite dure más de un par de meses. Esperemos que no sea así", ha indicado.

Consulta aquí más noticias de Jaén.