El tiburón martillo
Imagen del tiburón martillo. (FLMNH.UFL.EDU) FLMNH.UFL.EDU

El Arca de Noé habría visto reducida su tripulación de haberse corrido el rumor de los hábitos sexuales del tiburón martillo entre el resto de fauna.

Este tipo de reproducción se había visto previamente en los peces huesudos

La revelación que ha hecho saltar la alerta entre los machos del mundo animal ha sido descubierta en un tiburón hembra de la susodicha especie habitante del zoo Henry Doorly de Nebraska, que en 2001 dio a luz a una cría sin haber mantenido contacto alguno con ningún macho de su especie.

Las pruebas genéticas realizadas a la cría por parte de un equipo de Belfast, Nebraska y Florida prueban que el joven animal no poseyó ADN masculino, según publicaba Biology Letters y recogía la BBC.

Este tipo de reproducción se había visto previamente en los peces huesudos pero nunca en un cartilaginoso como los tiburones.

La partenogénesis

Esta reproducción en cuestión recibe el nombre de partenogénesis y se da con relativa habitualidad en crustáceos, insectos, anfibios y reptiles.

Consiste en la segmentación del óvulo sin fecundar, puesta en marcha por factores ambientales o químicos, entre otros.

Los vertebrados han evolucionado lejos de la partenogénesis para aumentar la diversidad genética

El enigma sobre el nacimiento de esta especie de tiburón apareció en 2001 pero solo con la aparición de nuevas técnicas de ADN ha sido posible de determinar de modo fehaciente lo sucedido.

Los científicos se congratulan de esta noticia, que abre nuevas miras y esperanzas de cara a la conservación del tiburón, que ha sufrido las consecuencias del exceso de pesca.

El Doctor Paulo Prodohl, un coautor del artículo, asevera que "los vertebrados han evolucionado lejos de la partenogénesis para aumentar la diversidad genética y aumentar el potencial evolutivo", algo que queda mermado con este tipo de reproducción.

Especulaciones originales

En un principio se pensó que algún macho pudo haber fecundado a la madre, pero lo descartaron ante la ausencia de la mordedura con la que el macho marca a la hembra durante el acto sexual.

La hembra no tenía la mordedura con la que el macho la marca durante el acto sexual

Lo mismo ocurrió con la posibilidad de que hubiera sido fecundada antes de entrar en cautividad: tres años después son demasiados como para que el esperma siguiera siendo fértil.

El nacimiento de la cría fue trágico al mismo tiempo que esclarecedor, ya que antes de que los encargados pudieran retirarlo del tanque, fue asesinado por una pastinaca.