El Centro de Coordinación de Emergencias recibió desde anoche más de un centenar de llamadas de vecinos alertados por un movimiento sísmico de 2,7 grados, con un grado de intensidad III, y una réplica de 2,1 grados de madrugada, sin lamentar daños materiales ni personales, según han informado a Europa Press fuentes del '1-1-2'.

El primer temblor, de baja intensidad, hizo revivir este lunes a los vecinos de la zona cercana a Lorca el terremoto experimentado el 11 de mayo de 2011 cuando un terremoto de 5.1 grados de magnitud dejó nueve fallecidos y cuantiosos daños materiales en una ciudad murciana que casi cinco años después todavía está recuperándose de la tragedia.

El movimiento sísmico se registró sobre las 20.45 horas de este lunes, con epicentro al noroeste de la localidad de Aledo, a poco más de 25 kilómetros de Lorca, con una magnitud de 2,7 grados en la escala Richter y una profundidad de tres kilómetros.

El terremoto fue sentido en las localidades de Lorca y San Cristóbal con un grado de intensidad III, es decir leve. En estos casos, se puede sentir el movimiento dentro de edificios, un ligero temblor que no suele causar daños importantes.

El teléfono de emergencias 112 recibió como consecuencia más de 115 llamadas de alerta tras registrarse el movimiento sísmico, la inmensa mayoría de ellas procedentes de vecinos de Lorca.

A las horas, sobre las dos de la madrugada y cercano al epicentro, se produjo una réplica de 2,1 grados en la escala Richter. El '1-1-2' recibió seis llamadas de vecinos de la Ciudad del Sol, nuevamente sin tener que lamentar daños materiales ni personales.

Consulta aquí más noticias de Murcia.