Un grupo de ciberdelincuentes robó cientos de millones de más de 100 bancos de todo el mundo

  • Así lo asegura un informe publicado por la empresa de ciberseguridad Kaspersky.
  • La cifra asciende a unos 876 millones de euros, robados en más de 100 bancos e instituciones financieras de un total de 30 países.
  • La banda no accedía a las cuentas de los clientes de bancos, sino que atacaban directamente a las instituciones financieras simulando actuar como empleados.
  • "Probablemente este sea el ataque más sofisticado visto hasta la fecha en cuanto a las tácticas y métodos utilizados", han calificado desde Kaspersky.
  • Obama pidió el viernes mayor colaboración con las empresas tecnológicas de Silicon Valley para luchar contra los ciberataques.
Un joven, utilizando su ordenador.
Un joven, utilizando su ordenador.
GTRES

Si el pasado viernes el presidente de EE UU, Barack Obama, pedía más colaboración a las empresas tecnológicas para hacer frente a los ciberataques, días después un informe de la empresa de ciberseguridad rusa Kaspersky Lab ha desvelado que un grupo de ciberdelincuentes ha robado unos 1.000 millones de dólares (unos 876 millones de euros) de un centenar de bancos de todo el mundo desde finales de 2013.

Según esta empresa, que junto con la Interpol y la Europol se encargó de investigar lo que llamó "operación sin precedentes", los ciberdelincuentes procedentes de Rusia, Ucrania, China y varios países europeos habían operado ya desde hace dos años sin causar sospechas.

En total, habrían robado en más de 100 bancos e instituciones financieras (cuyos nombres no han salido a la luz) de un total de 30 países (entre ellos Rusia, EE UU, Alemania, China y Ucrania), lo que podría convertirse en el mayor robo bancario de la historia, según el diario The New York Times que adelantó la noticia el pasado sábado.

A diferencia de otros ciberdelincuentes, la banda denominada Carbanak no robaba las cuentas de los clientes de bancos, sino directamente a las de las instituciones financieras simulando que se trataba de actividades de sus empleados.

Kaspersky descubrió que en los ordenadores internos de estos bancos, utilizados por empleados que procesan a diario transferencias, se había introducido malware que permitía a los ciberdelincuentes registrar cada movimiento. El software malicioso se ocultaba durante meses, enviando vídeos e imágenes que informaban a este grupo cuál era la rutina diaria del banco, según Kaspersky.

'Modus operandi'

Según los investigadores de esta empresa de seguridad, la técnica empleada por los ciberdelincuentes ha sido la clave para que durante estos años ni los bancos ni la justicia se percataran de un robo de tal magnitud.

Como en cualquier otro ciberataque, el grupo enviaba a sus víctimas emails infectados (con mensajes que parecían provenir de algún amigo) como cebo. En cuanto los empleados del banco abrían el correo electrónico, estaban descargando inconscientemente un código malicioso que permitió a los ciberdelincuentes rastrear la red del banco hasta localizar a los empleados que administraban los sistemas de transferencias bancarias o que tenían acceso a cajeros automáticos.

A continuación, instalaban en esos ordenadores una herramienta de control remoto que capturaba vídeo e imágenes de la pantalla. La finalidad era "imitar sus actividades", según ha revelado Sergey Golovanov, encargado de la investigación en Kaspersky Lab. "De este modo, todo parecería normal, como si fuera una transacción ordinaria. Se trata de un robo verdaderamente profesional", agrega Golovanov.

En cuanto a las cantidades sustraídas, Kaspersky tiene pruebas del robo a clientes de unos 300 millones de dólares, aunque reconoce que podría llegar a ser el triple. Además, indican que el cálculo es imposible de verificar porque los robos se limitaban a 10 millones de dólares por cada transacción, aunque algunos bancos fueron atacados en varias ocasiones.

Según señaló The New York Times, el silencio en torno a la investigación parece estar motivado en parte por la reticencia de los bancos atacados a reconocer que sus sistemas fueron burlados con facilidad, y en parte por el hecho de que estos ataques todavía continúan.

"Probablemente este sea el ataque más sofisticado visto hasta la fecha en cuanto a las tácticas y métodos utilizados por los cibercriminales para mantenerse en secreto", ha calificado el director de la oficina que Kaspersky tiene en EE UU, Chris Doggett.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento