Jacqueline Moore, conocida como la Viuda Negra, acusada de asesinar, descuartizar y quemar a su marido en la diputación cartagenera de Tallante en 2002, fue condenada ayer a 10 años de cárcel por un tribunal de Cartagena.

Moore ya ha cumplido tres años de condena (mientras esperaba juicio). Si alcanza el tercer grado y realiza actividades laborales o culturales, con dos tercios del castigo (dentro de 3 años y medio) podrá recibir la condicional.

El jurado halló a Jacqueline Moore culpable de asesinato y profanación de cadáveres. Aunque la Fiscalía pedía 14 años para el primer delito y 4 meses para el otro, el juez ha decidido dejar la pena en 10 años y 3 meses, al considerar los atenuantes de «obrar por estímulos que hayan producido arrebato» (el marido pegó a la mujer antes del crimen) y por la «dilación indebida del juicio», tres años después de la detención. Además, tendrá que pagar 100.000 euros a su suegra y 50.000 a su cuñado.

George Ross, hijo de la Viuda Negra, al que el jurado declaró culpable de una falta de lesiones, quedó libre tras considerar el juez que el hecho ha prescrito.