Cifuentes
La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. EFE

Cristina Cifuentes Cuencas (Madrid, 1964). Casada y con dos hijos. Licenciada en Derecho y Master en Administraciones Públicas. Pertenece al Cuerpo de Técnicos Superiores de la Universidad Complutense de Madrid. Ocupa el cargo de presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP de Madrid.

La actual delegada del Gobierno en Madrid se sentía tan cómoda con sus responsabilidades que recalcaba en privado que ser candidata no estaba en sus planes. Admitía, sin embargo, que cuando el partido te llama para asumir una responsabilidad, no se le puede decir que no.

Cifuentes fue diputada en la Asamblea de Madrid desde 1991 hasta 2012. Accesible y dialogante para los medios de comunicación, quienes han compartido escaño con ella aseguran que trabaja "hasta la extenuación", aún a costa de fuertes migrañas que ha conseguido controlar con el tiempo.

Ha pedido al PP que cambie su postura respecto al matrimonio homosexualA pesar de su imagen de pretoriana, forma parte del ala más progresista del PP, lo que le ha granjeado no pocas críticas entre sus compañeros de filas. Además de republicana, ha pedido en sendos congresos nacionales que el PP cambie de postura ante el matrimonio homosexual y que la formación deje de reivindicarse como cristiana, a fin de ser más inclusiva y de que el ideario político no interfiera en las creencias personales de los militantes. Ángel Garrido, hoy presidente del pleno del Ayuntamiento de Madrid, firmó con ella estas iniciativas.

"A Cristina se la podrá tildar de otra cosa, pero no de intolerante. Defiende sus ideas, pero no rehúye el debate y conoce las contradicciones de su partido. Es de las personas más cultas que conozco. Puedes hablar sobre música, literatura y cine con ella durante horas", asegura un rival político.

Un compañero de partido la ve, en cambio, como una persona "ambiciosa" que ha sabido mantenerse al margen de polémicas: "Es más inteligente que otros, ni servil ni díscola. Ha tenido roces con Ignacio González, pero Esperanza Aguirre siempre la ha protegido. No hay que olvidar que es la responsable de Derechos y Garantías del partido y eso le da mucho poder, porque conoce todo lo que se mueve en los municipios".

Las secuelas del accidente

Quienes solo la conocen en su papel de delegada del Gobierno se han encontrado con su faceta más dura, pero esa imagen tiene "poco que ver" con la Cifuentes real, aduce un cargo del PP. "Se la quiere hacer responsable de lo que llaman la 'represión' de los manifestantes, de los excesos puntuales de algunos antidisturbios o de los desahucios, cuando la realidad es que los agentes dependen del Jefe Superior de Policía y del director general", zanja la misma fuente.

El accidente de moto que sufrió en agosto de 2013 y que la obligó a permanecer ingresada durante un mes en el hospital La Paz no le hizo abandonar. Hoy se toma su actividad con las mismas ganas, pero con más tranquilidad debido a las secuelas, entre las que están una vértebra completamente aplastada.

Su designación como candidata supone pasar de ejercer al responsabilidad política a luchar por gestionar los recursos públicos.

Consulta aquí más noticias de Madrid.