Su pelo rubio platino y sus ojos azules hacen sentir una sensación inquietante y que provocan miedo. Son esculturas de Alberto Saavedra que reproducen a los protagonistas de la película El pueblo de los malditos y que están vigilando a los espectadores en diferentes rincones de la ciudad. Nos miran.

* Diferentes espacios del festival. Todo el día.