Tristeza, depresión, crisis
Una mujer visiblemente triste. ARCHIVO

«La crisis está provocando muchos problemas en el seno de las familias o de las parejas ante la desesperación que produce la falta de empleo y de ingresos que, en muchos casos, implica la posibilidad de verse en la calle víctima de un desahucio».

Estos son, según ha explicado Teo Martín, responsable de comuniciación del Teléfono de la Esperanza de Valencia, algunos ejemplos de los problemas que han provocado que las llamadas a esta organización sin ánimo de lucro se hayan disparado.

Tanto es así que, durante el año pasado, el equipo compuesto por 136 voluntarios entre psicólogos, orientadores familiares, abogados y sacerdotes atendieron 11.194 comunicaciones, un 24% más que el año 2013.

Según Martín, la mayoría de este incremento está causado por problemas emocionales de todo tipo derivados de la crisis: «Muchas veces, los problemas económicos están detrás de discusiones de pareja o de separaciones, motivos por los que se reciben muchas llamadas».

Así, de todas las llamadas recibidas, en el 80% se abordaron graves situaciones emocionales y el otro 20% fueron informativas de recursos a la comunidad.

Dentro del primer grupo,  el 64% de las comunicaciones fueron atribuidas a problemas psicológicos y psiquiátricos, el 29% a cuestiones familiares y relacionales, la mayoría vinculadas a la crisis y un 10% de ellas a los malos tratos, el 3,6% por dificultades asistenciales, el 2,4% por problemas jurídicos y el 0,16 % por cuestiones existenciales y religiosas.

La mayoría de los consultas de solteros

Por sexos, las llamadas procedieron en un 70% de mujeres y en un 30% de hombres y con un estado civil de solteros (41%), parejas (27%), separados (21%) y viudos (11%), han añadido las mismas fuentes.

Al respecto, Martín ha explicado que las mujeres llaman más porque «son más comunicativas a la hora de compartir sus problemas, mientras que los hombres no suelen exteriorizan y son menos dados a hablar de lo que les preocupa».

Curiosamente, la temática de algunas llamadas también ha cambiado con el tiempo: «En los 80 y 90 llamaba mucha gente por problemas con las drogas y ahora se están empezando a recibir consultas por adicciones a las nuevas tecnologías y por problemas de bulimia y anorexia», destaca.

Actividades y terapias grupales

Además de atender las llamadas en primera instancia, el Teléfono de la Esperanza, cuyo número es el 96 391 60 06, organiza diversas actividades grupales para la atención a personas en crisis y promoción de la salud mental y emocional de la población. De esta manera, más de 700 personas participaron el año pasado en terapias grupales y talleres especializados para el abordaje de la crisis emocional. Toda la atención es gratuita.

Consulta aquí más noticias de Valencia.