Desde esta mañana a las 6.000 funciona la línea 1 de Metro Ligero de Madrid entre Las Tablas y Pinar de Chamartín, un recorrido de 5,5 kilómetros con siete paradas que dará servicio a cerca de 40.000 vecinos de los PAU del norte de la región.

 

La línea tiene 5,5 kilómetros de longitud y siete paradas.

La nueva línea permitirá a los usuarios desplazarse desde Las Tablas y Sanchinarro a Plaza de Castilla en un tiempo estimado de 15 minutos.

A lo largo de su recorrido, los trenes pasarán por las estaciones de Pinar de Chamartín, Fuente de la Mora, Virgen del Cortijo, Antonio Saura, Alvarez Villaamil, Blasco Ibáñez, María Tudor, Palas del Rey y Las Tablas.

Este servicio, que se controlará desde las cocheras de Hortaleza, ha contado con una inversión que ronda los 262,3 millones de euros y conectará con el Metro convencional en las paradas de Pinar de Chamartín, donde enlaza con las líneas 1 y 4, y en la estación de Las Tablas, con la línea 10.

Está previsto que los trenes de esta línea tengan cinco coches y puedan circular a una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora. Cada vagón tendrá capacidad para 188 viajeros como mínimo, ya que constará de 54 asientos a los que se sumarán los dos reservados para pasajeros en silla de ruedas y para sus acompañantes, y de 132 plazas para ir de pie.

Polémica por el precio del billete

En cuanto al precio del billete, la consejera de Transportes e Infraestructuras, Elvira Rodríguez, aseguró en abril que la tarifa que deberían abonar los usuarios de este servicio sería la correspondiente al billete sencillo, es decir, un euro, debido a que la línea 1 de Metro Ligero circulaba por corona A.

La línea 1 de Metro Ligero, que será la primera de esta red en ser inaugurada, se verá complementada con la apertura después de las elecciones regionales del próximo 27 de mayo de las líneas Colonia Jardín-Aravaca y Colonia Jardín-Puerta de Boadilla.