La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santander aprobará este lunes el proyecto para remodelar la plaza del Mercado de Puertochico, con el fin de recuperar este espacio, ahora "desaprovechado", y potenciar su uso por parte de los ciudadanos.

Esta actuación de transformación urbana, que tendrá un presupuesto cercano a los 350.000 euros y un plazo de ejecución de 2 meses, se enmarca dentro del proyecto de mejora y modernización del Mercado de Puertochico, encaminado a reactivar su actividad comercial tradicional e integrar nuevos negocios, del sector de la hostelería, aportando dinamismo al inmueble y su entorno.

En la actualidad, la plaza que se sitúa sobre el Mercado de Puertochico es un espacio infrautilizado, por lo que se pretende poner en valor este "lugar de oportunidad para la ciudad".

Una de las acciones previstas en el proyecto es la mejora de la accesibilidad, puesto que ahora existe una escalera de doble tiro situada en la fachada de la calle Casimiro Sainz, frente al centro cultural, que es "un tanto estrecha" para dar acceso a toda la plaza y está más encauzada como acceso directo al centro cultural.

Asimismo, frente a la calle Tetuán, cerca de la confluencia con Casimiro Sainz y sobrevolando el patio de la calle Tetuán, se encuentra una pequeña pasarela, a modo de rampa, que dota de accesibilidad a la plaza.

Por ello, la primera operación a acometer es la rotura del forjado de la plaza en su conexión con la calle Casimiro Sainz para así poder conectar ambas zonas peatonales mediante una escalinata, que produce un espacio de "descanso, intercambio, encuentros", etc. y 'mira' hacia la ciudad de manera que la conexión "refuerce intensamente y no se sectorice" como sucede hoy en día.

En la superficie de la plaza, se plantea un espacio en 'L' prácticamente perimetral a la plaza pero respetando el centro cultural y el edificio vecino posterior, con el objetivo de albergar el núcleo de comunicaciones procedente de la planta inferior, y contener en sus 'brazos' distintos espacios de terraza que permita la puesta en valor del espacio.

El espacio central de la plaza se plantea como una "alfombra verde", que contenga césped y pequeña vegetación, para que sirva de zona de relación a modo de pequeña campa.

La accesibilidad se garantiza mediante sendos ascensores de la planta baja del mercado. También se plantea la incorporación de elementos de mobiliario, donde el principal sería sustituido por las terrazas vinculadas a los servicios de hostelería a implantar en forma de esquina al norte y este de la plaza.

Con esta solución, se consigue un espacio público "plenamente utilizable y un equilibrio e integración con el edificio del centro cultural", subraya el Ayuntamiento en una nota.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.