La Dirección Insular de Carreteras del Consell, que trabaja en coordinación con Emergencias del Govern, ha informado de que ha abierto al tránsito las carreteras del Cap de Formentor, desde el hotel hasta el faro; la de Artà a la ermita de Betlem y la del Coll de Sóller.

Se ha abierto esta mañana el tránsito a la carretera del Cap de Formentor (Ma-2210), desde el hotel hasta el faro, después de que se hayan retirado las rocas y árboles que habían caído por la nieve.

También se ha abierto la Ma-3333, de Artà a la ermita de Betlem, del PK 4 al 6,68, y la carretera del Coll de Sóller.

Asimismo, los operarios han abierto el paso a la urbanización de Son Massip (Escorca) y la carretera Bunyola-Orient-Alaró también podría quedar abierta este sábado.

De este modo, continúan cerradas al tránsito la Ma-10, los tramos de Pollença a Lluc y del Coll de sa Batalla hasta el mirador de Ses Barques, y la Ma-2130, de Caimari a Lluc.

El Comité Técnico Asesor del CECOP (Centro de Coordinación Operativa) de la Dirección General de Emergencias recomendó este viernes no subir a zonas altas de la sierra durante el fin de semana buscando la nieve, porque el riesgo de desprendimientos de rocas y de posibles accidentes es alto por las heladas y el mal tiempo.

No obstante, el servicio de carreteras del Consell seguirá trabajando para hacer transitables todos los tramos cerrados por nieve.

Actualmente se está evaluando la posibilidad de abrir la carretera de Caimari a Lluc, siempre que se garantice la seguridad de los vehículos.