La Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, en contestación a una queja presentada por Verdemar-Ecologistas en Acción sobre el "incumplimiento" de España de la normativa europea al no declarar el Parque Natural del Estrecho como Zona Marina de Especial Protección para las Aves (ZEPA), asegura que, una vez analice la situación, "adoptará las medidas oportunas a fin de garantizar el cumplimiento estricto" de dicha normativa.

En la respuesta del jefe de unidad de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Ion Codescu, a la que ha tenido acceso Europa Press, expone que la Comisión "se encuentra evaluando en este momento de manera horizontal, con relación a todos los estados miembros, la suficiencia de designación de las ZEPA marinas".

El escrito, que tiene fecha del pasado día 4, añade que, "una vez culminado este análisis, se adoptarán las medidas oportunas a fin de garantizar el cumplimiento estricto de la normativa de conservación de las aves silvestres".

La queja

La queja fue presentada por Verdemar a finales de septiembre de 2014 y, en ella, el colectivo ecologista señalaba que España ha incumplido las obligaciones derivadas de la directiva relativa a la conservación de las aves silvestres y, por extensión, de la relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, por las que se declaran Zonas de Especial Protección para las Aves en aguas marinas españolas (BOE número 173, de 17 de julio de 2014).

Detalla que dicho "incumplimiento" se cifra en la "vulneración" de la obligación impuesta por los artículos 2, 3 y 4 de la Directiva de Aves, por cuanto "no se han creado suficientes espacios marinos de protección de las aves, ni en número ni en superficie, que garanticen preservar, mantener o restablecer una diversidad y una superficie suficiente de hábitats para asegurar su supervivencia y su reproducción en su área de distribución".

Abunda que se ha "ignorado la existencia de un lugar de importancia internacional para las aves", así como los requerimientos de especies amenazadas como en peligro de extinción y vulnerables, u otras requeridas de una atención particular. Así, entiende que, por extensión, se vulnera el artículo 3.1 de la Directiva Hábitats, puesto en relación con el Considerando Octavo de la Directiva Aves, pues "se priva de coherencia la Red Natura 2000".

Fundamenta esta afirmación en la "omisión injustificable del Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA) 'Estrecho de Gibraltar'", cuya ausencia "impide" que la red creada constituya una red "coherente" y que responsa a las necesidades de protección de las especies dentro de la zona geográfica marítima y terrestre de aplicación de la Directiva.

Entre otras cuestiones, expone que la Sociedad Española de Ornitología (SEO), miembro de BirdLife, califica de "importancia internacional a escala mundial" esta zona, pues alberga "uno de los mayores corredores migratorios para las aves de todo el Paleártico occidental".

Entre las especies de interés listadas en el Anexo I de la Directiva Aves que utilizan dicho corredor migratorio y catalogadas por el Real Decreto 13/2011 para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas figuran la parcela balear, la parcela cenicienta, la gaviota de Audouin y el Charrán patinegro.

Alude también a especies como el alcatraz atlántico y el págalo grande. Algunas de estas especies están "mundialmente amenazadas" o su conservación es "de interés mundial".

Apunta que existen varios espacios protegidos, dentro de la Red Natura 2000, que integran "parcialmente" el IBA Estrecho de Gibraltar, aunque "sólo abarca ámbitos marinos fragmentados sin conexión entre ellos, no resultando suficientes" para responder a los requerimientos de las especies migratorias antes citadas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.