Viviendas
Edificios de viviendas en construcción junto a una promoción ya finalizada. ARCHIVO

El volumen invertido en el sector inmobiliario en España alcanzó 23.028 millones a cierre de 2014, lo que supone multiplicar por más de 4,5 el importe contabilizado un año antes gracias al protagonismo de las transacciones de activos y de carteras de deuda.

Se espera que la Sareb y las entidades financieras sigan desinvirtiendoSegún ha indicado el consejero delegado de la consultora Irea, Mikel Echavarren, la inversión directa en activos inmobiliarios se triplicó hasta situarse en 9.660 millones, mientras que la adquisición de carteras de deudas asociadas se multiplicó por 10, hasta 9.683 millones. En su conjunto, ambas aglutinaron el 84% del total. El 16% restante correspondió a transacciones sobre acciones de sociedades inmobiliarias y servicers, que a su vez se multiplicaron por 3 hasta 3.685 millones.

Para 2015, Irea prevé que continúe la actividad, que los inversores nacionales incrementen su actividad, que los fondos oportunistas den paso a inversores más conservadores y que la Sareb, al igual que las entidades financieras, sigan desinvirtiendo. También se espera la llegada de más socimis, mayores compras de deuda aunque de menor valor, más diversificación geográfica de la inversión y un incremento en oficinas, comercio a pie de calle y logística.

A cierre de 2014, el número de transacciones pasó de 59 a 197. La mejora de la economía y la recuperación de la confianza por parte del consumidor fueron algunos de los elementos que motivaron al inversor a realizar un mayor número de operaciones. El inversor nacional multiplicó por 11 su volumen hasta 5.185 millones.

El inversor nacional multiplicó por 11 su volumen hasta 5.185 millonesDentro de la inversión directa en activos inmobiliarios, los activos que captaron mayores fondos fueron los centros comerciales (2.501 millones), oficinas (2.319 millones), inmuebles de uso mixto (2.098 millones), hoteles (1.046 millones) y el residencial –suelo y vivienda acabada– con 800 millones. A continuación se situaron el sector logístico, el comercio a pie de calle y los aparcamientos.

El 85% de las transacciones correspondió a activos terminados aunque también se reactivaron de forma moderada las transacciones de suelo, principalmente de uso residencial e inexistentes en 2013. Por zonas, Madrid (4.382 millones) y Cataluña (1.632) concentraron el 62% de la inversión, siendo las principales operaciones la venta del Edificio España a Dalian Wanda por 265 millones y de 13 edificios de la Generalitat de Cataluña a Zurich por 201 millones.

Los compradores fueron fundamentalmente inversores internacionales (53%), socimis (24%) y nacionales (12%) y los vendedores inversores internacionales (24%), entidades financieras (22%), inversores nacionales (19%) o instituciones –Sareb o administraciones– (17%).

Con respecto a las carteras de deuda, la mayoría estaba respaldada por inmuebles residenciales (48%), oficinas (22%) y centros comerciales (15%), fue adquirida en un 100 % por inversores internacionales (para este año no se espera la presencia de los nacionales) y vendida por entidades financieras (90,6%). La adquisición de acciones de sociedades inmobiliarias se dirigió en un 78% a empresas no cotizadas. El perfil del comprador fue en un 72% internacional y los vendedores las entidades financieras (59%).