Un barco de ensueño
El Cutty Sark se construyó para transportar té desde la India. Después llevó al Reino Unido lana desde Australia. CUTTYSARK.ORG.UK

El Cutty Sark, auténtico icono de la historia de la navegación a vela y una de las principales atracciones turísticas de Londres, fue pasto las llamas en la madrugada del lunes.

Los bomberos acordonaron una extensa zona en torno al buque en medio de los temores de que pudieran explotar algunos bidones con material inflamable, así como trasladaron a los vecinos de los edificios aledaños y desviaron el tráfico de las carreteras cercanas.

Los investigadores examinan los vídeos de seguridad donde aparecen varios individuos

Incidente sospechoso

Tras varias horas, los bomberos consiguieron controlar las llamas, que no han causado heridos, mientras que la Policía indicó que está investigando el siniestro como un "incidente sospechoso".

Los agentes están examinando las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad, que muestran que había gente por el área en el momento en que comenzó el fuego en el famoso velero del siglo XIX.

"No hay indicios en este momento de que esas personas que aparecen en la grabación de las cámaras de seguridad estén implicadas en el incidente, pero muchos pueden ser simplemente testigos", dijo el inspector Bruce Middlemiss, de la Policía Metropolitana.

"El Ferrari de su época"

El director ejecutivo de la Fundación "Cutty Sark", Richard Doughty, indicó que su mayor preocupación es la estructura de hierro forjado del barco, "que le da su esqueleto y su forma", añadió.

Era el Ferrari de su época porque era la personificación de la velocidad a vela

El "Cutty Sark", construido hace 139 años, estaba siendo renovado actualmente, por lo que las visitas turísticas llevaban algún tiempo suspendidas.

El velero, construido en los astilleros de la empresa Scott & Linton, en Dumbarton (Escocia) y botado en 1868, estuvo en un principio destinado al transporte de té desde China y debía ser el más rápido de su clase para llegar al Reino Unido con las primeras hojas de té del año.

Una carrera insólita

En una famosa carrera en la que también participó el Thermopylae, ambos buques salieron de Shanghai el 18 de junio de 1872, pero el "Cutty Sark" perdió el timón al atravesar el estrecho de Sudán y llegó a la capital británica el 18 de octubre, una semana después que su rival, tras 122 días de navegación.

Su reputación legendaria se deriva del hecho de que, tras el incidente del timón, su capitán, John Willis, decidió continuar la carrera con un timón improvisado en lugar de esperar a que le llegase uno nuevo, gracias a lo cual sólo perdió una semana.

Pero el Cutty Sark fue derrotado por la navegación a vapor y la apertura de nuevas vías como el canal de Suez, que hacía la navegación más fácil y rápido el viaje al continente asiático.

Larga decadencia

El Cutty Sark se dedicó posteriormente al transporte de lana desde Australia, y consiguió hacer tiempos de 360 millas náuticas (666 kilómetros) en 24 horas, por lo que se consideró como el más rápido de su clase en el mundo.

Desde 1954 permanecía en un dique seco donde se había convertido en una popular atracción turística
Willis vendió el "Cutty Sark" a la empresa portuguesa Ferreira, y en 1916 le quitaron los mástiles en Ciudad del Cabo y lo rebautizaron con el nombre de "María do Ampro".

En 1922, el buque fue comprado por el capitán Wilfred Dowman, que le devolvió su aspecto original y lo utilizó para la formación de marineros.

En 1954, fue finalmente trasladado a un dique seco del barrio londinense de Greenwich, en el sureste de la capital, donde se ha convertido en una popular atracción turística.

La fama del buque es tal que ha inspirado incluso una marca de whisky, cuyo fabricante patrocina la carrera de veleros que lleva su nombre, la "Cutty Sark Tall Ships' Race".