El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha coordinado, desde las 6.00 horas hasta las 18.00 horas de este sábado, un total de 131 intervenciones, derivadas de las 151 llamadas recibidas en relación con el temporal que azota la región.

Del total de incidencias por adversos, Emergencias ha informado en un comunicado 102 han sido provocadas por la lluvia, 21 por la nieve y 8 por fuertes vientos. La mayoría se han producido en los municipios que circundan las cuencas del Deva, Besaya, Agüera, Miera, Pas y Asón, y en las zonas en las zonas altas del interior afectadas por la alerta naranja por nieve.

Entre las más destacadas está una colisión múltiple en la que se han visto implicados ocho vehículos. El accidente se ha producido en el punto kilométrico 168 de la A-67, a la altura de Somahoz, y ha estado causado por la acumulación de granizo en la calzada. Pese a la aparatosidad, el golpe se ha saldado sin heridos.

Además de en innumerables incidencias, los bomberos del Servicio de Emergencias 112, junto con un técnico de grúa y voluntarios de Protección Civil de Colindres, han intervenido de manera preventiva en la limpieza de los ojos del puente de Marrón, para evitar que los restos arrastrados por la riada formen presa y puedan causar nuevos desbordamientos.

Del resto de incidencias provocadas por el temporal, la práctica totalidad se corresponde con daños producidos por el desbordamiento de ríos y por acumulaciones de agua, nieve y granizo. Siguen siendo numerosas, como en partes anteriores, las inundaciones registradas en viviendas, garajes y bajos comerciales, y las balsas de agua en calles y calzadas.

Aunque con el cese de las lluvias y la entrada del temporal de nieve, a lo largo del día se ha registrado un incremento de las incidencias debidas a la acumulación de nieve y granizo, fundamentalmente, en la red de carreteras de la región.

El temporal ha provocado, asimismo, una gran cantidad de argayos. En la franja temporal reseñada destacan los producidos en la CA-842 en el acceso a Luey; en la CA-182 a la altura de Collado Carmona; en la CA-662 que va de Regules a Los Tornos; en el punto kilométrico 2 de la CA-270 entre el Soto y Santibáñez; en la N-629 a su paso por Ramales; en la CA-709 en el acceso a Sel de la Carrera; en la CA-258 de Ampuero a Carasa, concretamente en el cruce de Padiérniga; en el kilómetro 2 de la CA-271, en el cruce de Bostronizo dirección San Vicente de Toranzo; y en la CA-660 en el acceso a Herada de Soba.

El abundante agua ha arrastrado también piedras y tierra a la calzada en el kilómetro 30 de la CA-261 que va de La Cavada a Ramales; ha causado un desprendimiento en el punto kilométrico 9 de la CA-185, y provocado un socavón en la CA-263 que discurre entre Entrambasaguas y la Vega de Pas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.