El Juzgado de lo Penal de Segovia ha condenado a un año y seis meses de cárcel por delito de amenazas a un hombre que amedrentó con una escopeta de caza a su yerno tras dejar este de convivir con la hija de aquel, y ante los problemas surgidos entre ambas familias a consecuencia de la comunicación y visitas de los hijos menores acordadas por los progenitores.

La juez le priva además del derecho a la tenencia y el porte de armas durante el tiempo de la condena y le prohíbe residir o acudir a la localidad segoviana de Zarzuela del Pinar, donde ocurrieron los hechos, así como aproximarse a su yerno y al sobrino de este o comunicarse con ellos durante dos años y ocho meses.

Asimismo, condena a otros dos varones a seis meses de prisión cada uno por su implicación en los hechos, así como les prohíbe vivir o acudir a Zarzuela del Pinar y aproximarse o comunicarse con las dos víctimas durante un año y ocho meses.

Según la sentencia, recogida por Europa Press, a primera hora de la tarde del el 23 de noviembre de 2013 E. M. G. se dirigió junto con otros dos hombres, D. G. M. e I. G. E, hasta el domicilio de su yerno, J. G. B. Este estaba casado con la hija de aquel aunque había cesado su convivencia con ella, lo que había derivado en problemas familiares por las visitas y la comunicación con los hijos acordadas entre la pareja.

Los tres acusados se habían puesto de acuerdo para acudir hasta la vivienda con el propósito de atemorizar a J. G. B, que al llegar aquellos se encontraba junto con su sobrino reparando una furgoneta.

Una vez allí, sin detener la marcha del vehículo en el que circulaba, uno de los varones advirtió a gritos de que iban a matarlos y acto seguido, desde un segundo vehículo, el suegro, que posee licencia de armas y guía de pertenencia, efectuó cuatro disparos con una escopeta ERBI calibre 12 desde una distancia superior a 20 metros en dirección a la vivienda y la furgoneta que su yerno y el sobrino estaban reparando, sin ocasionar desperfectos. A continuación, los acusados abandonaron el lugar.

La magistrada del Juzgado de los Penal consideró los hechos constitutivos de un delito de amenazas y procedió a imponer a los tres implicados las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal.

Durante el juicio, celebrado la pasada semana, los tres prestaron su conformidad con la calificación de la acusación, así como su defensa, por lo que se dictó sentencia 'in voce' (de palabra) en tal sentido, que quedó firme ante la manifestación de las partes de no recurrirla y notificada a los acusados.

Consulta aquí más noticias de Segovia.