Los representantes empresariales valencianos que escenificaron en julio su unión para "dejar de ser buenos chicos" y acabar con la "discriminación" en inversiones por parte del Estado acudirán este sábado a la reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con intención de trasladarle sus reivindicaciones e insistir en la necesidad de reformar el sistema de financiación autonómica.

Esta reunión llega cerca de siete meses después de la petición a la que se sumó el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y de ahí que, aparte de pedir un aumento de la inversión regionalizable y una mejora de la financiación, vayan a trasladar a Montoro que "ha demostrado falta de cintura por haber demorado tanto el encuentro", ha indicado a Europa Press el presidente de la CEV, Salvador Navarro.

Al frente común creado inicialmente por la patronal autonómica Cierval, las provinciales CEV, CEC y Coepa, la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), ProAVE, el Consejo de Cámaras de la Comunitat y las Cámaras de Alicante, Castellón y Valencia, la Federación de Empresas de la Comunitat Valenciana Contratistas de Obras de la Administración (Fecoval) y la Cámara de Contratistas de la Comunitat, se sumarán los representantes de asociaciones sectoriales que participaron en la reunión convocada por Fabra un día después.

Según han indicado a Europa Press desde Presidencia, el jefe del Consell se comprometió a que tendrían ocasión de hablar con el ministro cuando visitase Valencia y, de hecho, ya han confirmado su asistencia representantes de comerciantes, agricultores, hosteleros y trabajadores autónomos, entre otros colectivos, así como de las Autoridades Portuarias. Completarán la representación institucional los consellers de Economía, Máximo Buch, y de Hacienda, Juan Carlos Moragues, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, como anfitriona de la ciudad, y el delegado del Gobierno, Serafín Castellano.

"el que tiene que hablar es el ministro"

De cara a ese encuentro, el presidente de Cierval, José Vicente González, opina que "el que tiene que hablar es el ministro", aunque "por si no ha quedado claro" le repetirán "cuál es la situación de la Comunitat y cuál debería ser la solución para uno de los problemas que tiene". "Ahora se tiene que explicar él", indicó este jueves a los periodistas González, quien considera que el encuentro llega tarde pero "bienvenido sea". "En esta comunidad tratamos a la gente siempre muy bien, también al ministro Montoro", apostilló.

Por parte de AVE, al estar de viaje el presidente Vicente Boluda, acudirá el vicepresidente Rafael Benavent, que planteará las reivindicaciones acordadas en julio y preguntará "cómo, cuándo y dónde se va a modificar el modelo de financiación", en "una buena oportunidad" abordar con Montoro sus reclamaciones de los últimos meses. También asistirá Federico Félix, en representación de ProAVE.

El presidente de Fecoval, José Luis Santa Isabel, incidirá en la "clara carencia en inversión en infraestructuras", con "un déficit muy grande respecto al resto de comunidades, que se ha dado históricamente", y falta de recursos "tanto para obra pública nueva como para mantenimiento de infraestructuras en marcha".

Según ha señalado a Europa Press, reclamará un plan de inversión en infraestructuras, basado en el decálogo que presentaron en julio y centrado en las que consideran "prioritarias para asegurar la competitividad". En este sentido, defenderán ante Montoro que "la obra pública es la inversión que más rápidamente retorna al Estado", que recupera "cerca de un 60 por ciento de la inversión, en forma de empleo e IRPF, IVA y otros impuestos, de la manera más rápida".

Decálogo de prioridades en infraestructuras

Ese decálogo incluía diez prioridades de consenso con un plazo de ejecución de diez años, con la petición de que al menos el 75 por ciento estén licitadas en cinco años y que la Comunitat reciba el 10 por ciento del presupuesto estatal, en consonancia con su PIB (9,5%) y su población (10,67%), o incluso supere ese porcentaje para "recuperar el agravio histórico sufrido".

Sin perjuicio de obras "ya iniciadas pero que van al ralentí por falta de dotación presupuestaria" como la A-33, la variante de Cullera-Favara N-332, el acceso sur al puerto de Gandia o acabar la CV-10 hasta Tarragona, situaba en primer lugar el "estricto cumplimiento de plazos" en los trazados de Barcelona a Murcia del Corredor Mediterráneo de mercancías y pasajeros, incluida la prolongación del túnel de Serrería en la ciudad de Valencia.

Ese documento recoge asimismo las obras de mejora de la conexión ferroviaria Sagunto-Zaragoza; conexión ferroviaria en ancho internacional a los puertos Castellón/Vila-real, Sagunto, Valencia y Alicante; plataformas intermodales igualmente conectadas al Corredor Mediterráneo; iniciar el tren de la costa Gandia-Oliva-Denia y desde Alicante a Benidorm y Alicante-Torrevieja.

En materia viaria, piden un corredor que permita estructurar y conectar los espacios productivos del norte al sur de la Comunitat y la mejora de accesos y conexión de las zonas productivas con las principales vías de comunicación, a los puertos y aeropuertos y a las principales zonas turísticas, y en infraestructuras hidráulicas, instan a "solucionar el déficit hídrico estructural".

Agricultores pedirán una rebaja fiscal

Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, pedirá a Montoro "un cambio de actitud" dado que, en 2014, dejó fuera de la mejora tributaria a más de un centenar de pueblos valencianos", así como "un tratamiento fiscal diferenciado y más favorable a este sector".

Dado que "Montoro se prodiga poco por estas tierras", aprovechará para exigirle una rebaja de módulos para los cultivos y comarcas afectados en 2014 por inclemencias climáticas o por el veto ruso y una mejora tributaria de carácter estructural a actividades agrarias o ganaderas que sufren una crisis de rentabilidad desde hace años, como cítricos, arroz, uva de vinificación, porcino o cunicultura.

Consulta aquí más noticias de Valencia.