Moore y Bardem
Javier Bardem y Michael Moore brillan con luz propia en el festival. AGENCIAS

El actor español Javier Bardem, ovacionado este sábado por la prensa en Cannes por su papel de asesino despiadado pero con ética propia en "No Country for Old Men", de los hermanos Coen, reveló con humor que la fuerza de su personaje, como la de Sansón, está "en el pelo".

Durante las pruebas de caracterización, "el peluquero hizo un grandísimo trabajo, me hizo así como clac, clac, clac, vi cómo los Coen se morían de risa, me miré en un espejo y me dije: ya tenemos el pelo, o sea, que ya tenemos personaje", comentó a un grupo de periodistas españoles.

La fuerza de su personaje, como la de Sansón, está en el pelo
El peinado en cuestión es una
melena de estilo Beatles nunca vista hasta ahora en Bardem y que le confiere un aire insólito.

 

Pero pese al unánime elogio y ovaciones que recibió durante la rueda de prensa de presentación del filme, que compite por la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el actor apuntó con humildad que su papel "es pequeñito" y rechazó definirse como protagonista.

La violenta historia que Joel y Ethan Coen ha llevado al cine esta basada en la novela del mismo título de Cormac MacCarthy, publicada en español bajo el nombre de “No es país para viejos”.

Bardem asume el papel de Anton Chigurh, un asesino que se lanza a una persecución implacable y al que con magnífica dicción en inglés y gran economía de gestos logra dotar de enorme violencia pero al mismo tiempo de humor negro a raudales, según destacaron varios periodistas.

Moore envuelto en la polémica
El Palacio de los Festivales de Cannes vibró también con el estreno del documental "Sicko", de Michael Moore , contra los inmensos vacíos del sistema sanitario en USA, en comparación con otros países como Francia, Reino Unido y Cuba, donde la cobertura médica es universal.

El nuevo filme de Moore -quien dijo ser consciente de que "arriesga una pena de prisión" , pues la administración de Bush le "ha denunciado judicialmente" por haberlo rodado en parte en Cuba, sin tener en cuenta el embargo de su país desde hace 45 años- fue muy aplaudido tras el primer pase.

De hecho, los aplausos sonaron no sólo al final, sino también en algunos momentos de la proyección. La película va más allá y retrata un país en el que el Gobierno está más interesado en el beneficio personal y en proteger a las grandes empresas que en sus ciudadanos, muchos de los cuales no pueden pagarse un seguro médico.

Compara la atención médica que reciben los estadounidenses con la de los presuntos islamistas de la base de Guantánamo

Humor, denuncia y tragedia
"SiCKO" se vale del humor y de historias trágicas para exponer el problema, y la audiencia se dividió entre el llanto y la risa durante la proyección, al final de la cual hubo una sonora ovación.

Una de las historias más impactantes del film es la de un hombre se seccionó dos dedos en un accidente y le pidieron 72.000 dólares por pegárselos.

Una de las partes más controvertidas es la comparación entre la atención médica que reciben los estadounidenses y la que obtienen los presuntos islamistas de la bahía de Guantánamo, en Cuba.

Peligra el estreno del film
Contó, asimismo, que en cuanto se enteraron de la denuncia enviaron varias copias de "Sicko" fuera del país para estar seguros de que podría estrenarse en Cannes, "pase lo que pase" después.

"No hacemos nada malo mostrando el filme en el extranjero. Tengo 20 días para reaccionar. El plazo termina el día 22 de mayo", añadió.

También se ha estrenado este sábado en el festival la tercera parte de la saga Piratas del Caribe . En España tenderemos la posibilidad de verla el 24 de mayo.