Agentes de la Policía Nacional de Valencia han detenido a dos tripulantes marroquíes de un buque mercante, como presuntos autores de un delito contra los derechos de ciudadanos extranjeros, y a los cuatro polizones, de la misma nacionalidad, que transportaban hasta nuestro país.

Según han informado fuentes policiales, la detención se produjo sobre las seis y media de la mañana de ayer jueves, cuando agentes de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificación (UCRIF) observaron como del barco descendía un miembro de la tripulación, al que le seguían dos personas, mientras que otras dos permanecían en cubierta esperando su regreso.

Las investigaciones empezaron en 2006

Podrían haberse introducido de esta forma en España más de 100 inmigrantes
Las investigaciones se iniciaron a finales del pasado mes de diciembre cuando agentes de la UCRIF identificaron a dos ciudadanos marroquíes en la Estación de Autobuses de Valencia y pudieron comprobar que habían desembarcado en Valencia en un buque mercante, donde, según fuentes policiales habían viajado como polizones.

Según las investigaciones policiales estas personas eran captadas en Casablanca, donde se les ofrecía el servicio de transporte hasta Valencia como polizones en un buque, previo pago de un precio establecido de antemano.

En lo que va de año, podrían haber introducido de forma ilícita a más de 100 extranjeros, lo que habría reportado una importante de dinero a la organización, ya que algunos de los polizones habrían llegado a pagar hasta 7.000 euros por trayecto.

Los dos tripulantes detenidos han pasado hoy a disposición judicial, mientras que a los cuatro polizones se les aplicará la ley de extranjería, iniciando los oportunos procedimientos de devolución.