El tesoro del "Cisne Negro" (AP)
Greg Stemm y una empleada de Odyssey Marine Exploration examinan parte del tesoro del "Cisne Negro" (AP Photo/Odyssey Marine Exploration) AP
Los expertos han valorado en 500 millones de dólares las 500.000 monedas que la compañía buscadora de tesoros Odyssey Marine Exploration ha encontrado en el fondo del océano, lo que convierte este hallazgo en el mayor de la historia.

El anuncio lo ha hecho Greg Stemm, uno de los directivos de la compañía, quien ha asegurado que las cerca de 15,5 toneladas en piezas de oro y de plata han sido trasladadas ya a Florida, Estados Unidos.

Nick Bruyer, un expertos que ha examinado un lote de monedas del naufragio asegura que "no conozco algo igual o comparable a esto", calificando el hallazgo como "sin precedentes."

Sin revelar el lugar del hundimiento

Stemm ha negado que el barco hundido se encontrara en las aguas jurisdiccionales de un país, hecho que impediría su extracción por una empresa privada sin la autorización de dicho país.

Sin embargo, la compañía no ha revelado el lugar donde se encuentra el barco hundido, arguyendo medidas de seguridad; lo más probable es que esta empresa crea que pueda haber aún más restos de éste u otro naufragio en la zona del hallazgo.

Podría tratarse de un barco hundido a 40 millas al sudoeste de Inglaterra
Los responsables de Odyssey Marine Exploration tampoco ha querido hacer ningún comentario sobre el permiso que esta empresa habría pedido ante un tribunal federal de los EE UU para poder rescatar todo el tesoro.

Según los documentos que presentó la compañía ante este tribunal, el barco mercante del siglo XVII se encuentra hudnido a 40 millas al sudoeste de Inglaterra; el tribunal firmó el mes pasado la autorización para la extracción de la mercancía del buque.

Stemm aseguró que la empresa hará público más adelante todos los datos sobre el barco, aunque según documentos judiciales se trata de un barco basado en Inglaterra que contenía monedas de hasta 400 años de antigüedad.

Rescate secreto

La compañía ha mantenido en secreto todos los extremos referentes al buque; incluso le ha dado un nombre en clave: "El Cisne Negro".

"Cisne Negro" es el nombre en clave del buque
La mayoría de las piezas recuperadas son de plata, según relatan los expertos que las han examinado; su elevado valor se debe a su rareza y su estado de conservación.

"Hemos tratado ese sitio con extremo cuidado y el trabajo arqueológico realizado por nuestro equipo es insuperable (...) hemos documentado y registrado minuciosamente el lugar, que creemos tendrá un inmenso significado histórico", declara Stemm.

Un negocio sustancioso

"El Cisne Negro" no es la única misión que tiene la citada compañía. De hecho en enero obtuvo permiso del Gobierno español para rescatar las 50.000 monedas que creen que trasportaba el HMS Sussex, un buque de guerra hundido por una tormenta en 1694 en el estrecho de Gibraltar.

La compañía tiene un permiso para extaer la carga de un buque inglés hundido en el Estrecho de Gibraltar
Los historiadores creen que el buque transportaba cerca de ocho toneladas de monedas de oro para comprar la lealtad del duque de Savoya, un posible aliado de Inglaterra en el sudeste francés en la guerra que por entonces les enfrentaba.

Hasta ahora el record de un tesoro marítimo recuperado lo ostentaba Mel Fisher, un buscador de tesoros que recuperó el cargamento del galeón español "Nuestra Señora de Atocha", hundido por un huracán en Florida en el año 1622; Fisher se embolsó unos 400 millones de dólares por el tesoro que contenía el buque español.