Rubeena Memon una de las acusadas por los atentados de Bombay (Reuters)
Rubeena Memon una de las acusadas por los atentados de Bombay de 1993 (REUTERS/Punit Paranjpe) REUTERS
Catorce años después de los atentados que causaron 257 muertos en Bombay, los más sangrientos en la historia de esta ciudad, el tribunal especial que lleva el caso ha emitido las primeras cinco condenas en conexión con el caso, que han sido leves.

En medio de una gran expectación, los jueces sentenciaron ayer viernes a tres años a cinco convictos, entre ellos tres pescadores, que ayudaron a los autores de la matanza a introducir armas, municiones y explosivos en la costa de la región de Maharastra, cuya capital es Bombay.

Condenados por transportar explosivos

A la hora de establecer las penas, que incluyen además una multa de 25.000 rupias (unos 450 euros), los magistrados tuvieron en cuenta que los imputados desconocían la naturaleza del material que transportaron en sus barcos.

 

Los atentados tuvieron como objetivo varios trenes de cercanías en Bomabay
Aquellos explosivos fueron luego utilizados por los terroristas para fabricar las trece bombas que, el 12 de marzo de 1993, estallaron en cadena en trenes de cercanías de Bombay y causaron 257 muertos y cerca de un millar de heridos.

 

Los ataques, que golpearon a la capital financiera india en un momento en el que pocos pensaban que los trenes pudieran ser objetivo terrorista, fueron una supuesta venganza de un grupo musulmán por los miles de muertos a manos de extremistas hindúes en enfrentamientos que siguieron a la demolición de una antigua mezquita.

Otros 95 imputados

 

La fiscalía pide la pena de muerte para las 44 personas declaradas culpables
Tras estas primeras sentencias, está previsto que las de los otros 95 imputados en este "macrojuicio" se vayan dando a conocer, por grupos, en un plazo de diez o doce días, informó a los periodistas el fiscal público Ujjwal Nikam.

 

Un total de 44 de los cien convictos han sido declarados culpables del delito específico de conspiración terrorista, por el que la fiscalía ha pedido la pena de muerte.

El resto de los acusados se enfrenta a diversas penas por cargos que van desde contrabando hasta posesión ilegal de armas.

Un actor imputado

 

Los familiares de los condenados acusan a las autoridades de trato de favor al actor
Entre los imputado está el actor de "Bollywood" Sanjay Dutt (acusado de posesión ilegal de armas), cuya presencia en la lista de inculpados ha hecho que los medios indios presten aún más atención al proceso.

 

Absuelto del cargo de conspiración terrorista, Dutt podría sin embargo hacer frente a hasta diez años de cárcel por tenencia ilegal de un rifle AK-56, que le fue facilitado por otro de los condenados por los atentados.

Durante el juicio hubo varias protestas por parte de familiares de los condenados por el supuesto trato de favor al actor, una de las caras más famosas de la industria del cine indio y quien desde hace años está en libertad bajo fianza.

Varios fugitivos

En la lista de los principales culpables hay varios fugitivos, entre ellos el jefe de la mafia de Bombay, Dawood Ibrahim, supuesto cerebro de la masacre junto con otros también huidos como Tiger Memon, al que se relacionaba con el tráfico de drogas y cuya familia salió para Dubai la víspera de la tragedia.

 

Las autoridades indias señalan a Pakistán como destino y refugio de los fugitivos
Las autoridades indias han apuntado a que éstos y otros fugitivos responsables de los atentados podrían ocultarse en la vecina Pakistán, algo que este país ha rechazado.

 

El anuncio de las primeras sentencias se produjo el mismo día en que una bomba estalló en una de las mezquitas más antiguas de la India, situada en la localidad meridional de Hyderabad, durante la oración de los viernes, y causó nueve muertos y 25 heridos.

Por el momento se desconoce la autoría del ataque; la alerta ha sido declarada en otras grandes ciudades como Nueva Delhi y Bombay.