El voto PSOE en elecciones municipales fue hegemónico hasta 1991, cuando alcanzó un 38,3% del voto total.

Con 7.224.242 sufragios, prácticamente los mismos que en las locales de 1987, superaba entonces al PP en más de dos millones de votos y en 12,6 puntos porcentuales.

En las dos últimas elecciones municipales el PSOE ha sido el partido más votado

En 1991 se produjo una altísima abstención coincidente con la caída en picado del CDS.

Nadie auguraba que cuatro años más tarde, en 1995, las municipales con mayor participación registrada hasta ahora (69,9%) se verían acompañadas de un cambio total del escenario: hundimiento electoral definitivo del CDS, paso del PSOE a la segunda posición retrocediendo 8,5 puntos porcentuales (del 38,3% cayó al 30,8%) y progresión espectacular tanto del PP (que superó al PSOE en cerca de un millón de votos) como de IU, que progresó en un millón de votos.

La historia del voto PSOE en las municipales, desde su crisis en 1995, ha sido la de una lenta recuperación que no se ha visto afectada por los altibajos de la participación.

En las locales de 1999, muy abstencionistas, el PSOE recuperó más de 450.000 votos, casi los mismos que el PP perdió en esa fecha, y quedó técnicamente empatado en porcentaje de voto con el PP.

IU sufrió en 1995 la pérdida de 1.200.000 votos, más de los que ganó cuatro años atrás.

En las municipales de 2003, con participación hacia arriba, el PSOE logró captar mejor que el PP el aumento de votantes, situándose otra vez con prácticamente ocho millones de votos en primera posición, aunque en porcentaje siguió manteniéndose lo que se llama un empate técnico (34,8% del PSOE frente al 34,3% del PP).

En definitiva, después de su crisis en 1995, el PSOE se ha mostrado electoralmente, hablamos de elecciones locales, en progresión constante sin que las oscilaciones de la participación le hayan afectado negativamente (compensó la bajada de votantes con transferencias recibidas, de voto IU en particular).

No parece que esta progresión del voto PSOE, que no ha sido espectacular pero sí constante, tienda a invertirse de forma brusca en estas próximas locales, incluso si baja la participación.

En las dos últimas elecciones municipales el PSOE ha sido el partido más votado y que ha obtenido el mayor número de concejales en los municipios rurales de tamaño medio y en los núcleos urbanos situados entre los 20.000 y los 100.000 habitantes.

Su gran debilidad son las 52 capitales, ya que sólo fue la candidatura más votada en nueve de ellas en 1999 y en 12 en 2003. Se distanciaría bastante por delante del PP si lograra progresar en ellas.