Vecinos de Patraix ponen precintos simbólicos en la subestación eléctrica
La manifestación volvió a congregar a los vecinos de Patraix ayer, como cada jueves. (M. F.).
Unos mil vecinos volvieron a concentrarse ayer por la tarde frente a la planta eléctrica de Patraix para pedir, como todos los jueves desde hace dos años, que se la lleven del barrio.

La manifestación se celebró sólo dos días después de que se registrara una explosión en la instalación eléctrica que acrecentó aún más preocupación de los vecinos, que temen accidentes y riesgos para su salud.

Los asistentes realizaron su propio precinto de la planta con pegatinas.

Según el Ayuntamiento, la subestación estará cerrada «hasta que el Ministerio de Industria certifique que los vecinos están fuera de peligro». El Ministerio no atendió ayer la llamada de 20 minutos.

La protesta de ayer contó con presencia policial y con la adhesión de Ecologistas en Acción, que siempre han manifestado su respaldo a los vecinos, quienes recorrieron pacíficamente el barrio.