La heredera podría pasar sólo unas horas en la cárcel, en lugar de los 45 días a los que la han condenado, debido al hacinamiento del centro penitenciario. La duración de su estancia dependerá del número de reclusos que haya en la prisión el día que ingrese.