Se atrinchera en casa y hace que desalojen a sus vecinos
El atrincherado, ayer. (A. Olivé / Efe)
Una treintena de vecinos de la calle Anselm Clavé de Molins de Rei fueron desalojados ayer al mediodía, después de que un vecino perturbado se atrincherase en su casa, según afirmó él mismo, armado con una pistola, para la que tenía licencia. Tras un día de tensión, las fuerzas especiales de la Policía consigueron reducirlo.

Los psicólogos de la Policía, su psicólogo personal y uno de los servicios sociales intentaron durante toda la jornada convencer al hombre, F. J. C. C., de 46 años, para que depusiera su actitud. En ningún momento llegaron a verle el arma que decía tener. Pero no consiguieron que saliera. Finalmente, el Grupo Especial de Operaciones (GOES) de la Policía se tuvo que desplazar hasta el lugar y, tras estudiar la mejor estrategia, pudieron entrar en el piso y acabar con la resistencia del hombre.

A mediodía, cuando empezó todo, la madre del perturbado también fue evacuada a una residencia de ancianos, ya que tiene una enfermedad mental y es usuaria habitual de los servicios sociales.

Sin gas y evacuación

Como medida preventiva, el Consistorio ordenó el cierre del gas y el desalojo de los residentes más cercanos.

Por la tarde, las inmediaciones del inmueble se llenaron de vecinos que no podían acceder a sus viviendas porque la zona estaba acordonada por la Policía. El suceso tuvo un final feliz.