Los estudiantes que empiecen en septiembre primero y tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) serán los primeros que experimentarán los cambios que trae la Ley Orgánica de Educación (LOE).

Ellos lo notarán, sobre todo, en las horas que tendrán de cada materia, con más matemáticas y lengua que en la actualidad, pero mantendrán las asignaturas que había hasta ahora porque las grandes novedades llegan en 2º y 4º, donde los efectos de la LOE no se verán hasta el curso 2008/2009.

La Junta de Castilla y León aprobó ayer el nuevo currículum de secundaria, que será igual en todas las comunidades donde gobierna el Partido Popular, en el que recoge las nuevas materias. Los horarios se regularán en próximas normativas.

Así, la polémica asignatura de ciudadanía se dará en segundo de ESO, mientras que en cuarto se incorporan como troncales (de libre elección) el Latín –antes incluido dentro de la optativa de cultura clásica–, Informática –hasta ahora como parte de Tecnologías– y segundo idioma, que es optativa durante todo el ciclo.

La religión se impartirá en los tres primeros cursos y los alumnos tendrán tres posibilidades: como confesional (la tradicional), otra ligada a la historia de las religiones y una alternativa para los aconfesionales.

Los castigos, también en casa

La Consejería de Educación también aprobó ayer el decreto que regula los derechos y deberes de los alumnos, con el objetivo de que los padres se implique más en la educación de sus hijos, de modo que los castigos se pongan de común acuerdo con los progenitores y también se apliquen en el centro y en casa. También es donde se prohíbe el uso de móviles y se endurecen las sanciones por acoso escolar.