El estado de California, gobernado por el actor Arnold, está remodelando la sala de ejecuciones en la prisión de San Quentin; la actual sala (una habitación en forma de cilindro llena de ventanales) fue construida en 1937 como cámara de gas, y hasta fechas recientes ha sido usado como sala de ejecuciones por inyección letal.

La reforma se debe a que el juez estatal, John Fogel, declaró inconstitucional la ejecución por inyección letal ya que causaba un daño extremo a los reos; la decisión fue tomada después de una demanda presentada por un condenado a muerte, Michel Morales pocas horas de su ejecución que finalmente fue suspendida.

El estado de California ha incorporado esta visita virtual a la nueva sala de ejecuciones para mostrar que ha hecho reformas y así poder retomar las ejecuciones.

Una ejecución en tres etapas

Tanto la reforma de la sala de ejecuciones como el modo de administrar las sustancias letales persiguen que el juez revoque su decisión.

Sedación, parálisis de los músculos y un paro cardíaco es el proceso del inyección letal
El estado de California pretende seguir ejecutando con un cóctel de tres sustancias a los condenados a muerte, tal y cómo se hace en otros 35 estados de la Unión, pero modificando las dosis.

El proceso es el siguiente: primero se les administra un sedante (Tiopentato de Sodio) para dejar al reo inconsciente; después se le aplica una sustancia (Bromuro de pancuronium) que paraliza y bloquea los músculos, provocando el cese de la respiración; finalmente se le aplica una dosis de Cloruro de potasio que provoca un paro cardiaco.

Una nueva sala

"La nueva sala es diseñada para permitir al alcaide y a otros miembros del equipo de la prisión que estén en la habitación para monitorear al preso y asegurar que el procedimiento sea el correcto", aseguraba Seth Unger, portavoz del Departamento de Prisiones del estado de California a ABC News.

666 presos esperan en el corredor de la muerte en el estado de California
"El equipo de infusión (las personas responsables de administrar las sustancias letales) permanecerán en la sala de control y el equipo que estará en la sala monitorizando a los presos", añadía.

Si el juez decide revocar su decisión a tenor de estas nuevas medidas, el estado de California retomaría las ejecuciones; actualmente 666 condenados están en el corredor de la muerte en el corredor de la muerte en el estado de California.