902 candidatos para 41 concejales. Los barceloneses podrán decidir entre 22 opciones para el 27-M. La mayoría, 16, pasan desapercibidas.

Las más numerosas son las de izquierda. Escons Insubmisos (731 votos en 2003) ve a los políticos «más amos que servidores». Izquierda Republicana lucha por la Tercera República. Lluita Internacionalista defiende el «enfrentamiento al Gobierno, la patronal y las multinacionales». Otros son: Solidaridad y Autogestión Internacionalista, Por Un Mundo Más Justo, Barcelona per l’Autodeterminació, Partit Republicà Català o el Partit Comunista del Poble de Catalunya.

12.613 votos obtuvieron los partidos verdes en 2003. Esta vez se presentan el Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal y Els Verds.

Históricos como el CDS concurrirán para el 27-M, pero han desistido otros como La Falange o Estat Català. En un ámbito más a la derecha, se sitúan partidos como Plataforma per Catalunya o Partit Família i Vida.

Difíciles de clasificar son el Partit Humanista, Força Ciutadana o Carmel Partido Azul, cuyo primer punto es el control de la obra pública.

En total, 22 formaciones políticas, 5 más que en 2003. Concurren 902 personas y sólo 41 entrarán en el consistorio de la capital.

Se quedaron fuera

17.510 votantes. Se quedaron sin representación en 2003. Optaron por 12 partidos que no llegaron al 5%.

Estado Nacional Europeo. Es la formación política que peores resultados obtuvo. Se ganaron la confianza de 198 personas. No se presenta de nuevo.