El colapso que el martes por la mañana se vivió en los accesos a Barcelona por el Baix Llobregat, por el accidente de un camión, se agravó porque tardaron más de la cuenta en acabarse unas obras en la C-31 y por la falta de un tercer carril en la C-32.

Los colapsos en la autopista del Garraf repercute en las vias alternativas para llegar a Barcelona
Los alcaldes de Viladecans, Gavà y Castelldefels "están hartos" de los colapsos en la C-32, la autopista del Garraf, que repercute en las vías alternativas como la autovía de Castelldefels (C-31), la carretera interior C-245 y en los accesos a la autopista.

Los tres ediles criticaron ayer la actuación de la Generalitat por "la falta de coordinación" y pidieron que se establezca un plan de emergencias de la movilidad "igual que en el Pirineo hay el de las nevadas".

Tercer carril

También solicitaron que se construya el tercer carril de la C-32 entre Sant Boi y el enlace con el vial del aeropuerto, ya que se trata de un punto "donde siempre hay retenciones de tráfico", que se acelere la construcción del metro del Delta, que se mejore el servicio de Cercanías de la C-2 de Renfe y que se haga un plan de movilidad de los accesos al aeropuerto.

La Generalitat podría sancionar con una multa de hasta 300.000 euros a la empresa que no finalizó a tiempo los trabajos en la C-31 y está estudiando la posibilidad de restringir la circulación de camiones en hora punta.