El juez de Sevilla que investiga las presuntas irregularidades en Invercaria, la empresa pública de inversión y capital riesgo de la Junta de Andalucía, ha imputado a un hermano de la diseñadora flamenca de origen cordobés Juana Martín, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

En este sentido, las mismas fuentes consultadas han precisado que el juez de Instrucción número 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, ha citado a declarar como imputado el próximo mes de febrero al hermano de la modista, que era administrador de la empresa.

En esta pieza separada, el juez mantiene imputados además a la propia Juana Martín, a los expresidentes de Invercaria Tomás Pérez-Sauquillo y Laura Gómiz, al exdirector de promoción de Invercaria Cristóbal Cantos, y a Antonio Nieto Garrido, exdirector financiero de la empresa pública de inversión y capital riesgo de la Junta.

En el auto de imputación de todos ellos, el instructor puso de manifiesto que los hechos investigados hasta el momento en el marco de la pieza separada sobre Juana Martín podrían ser constitutivos de sendos delitos continuado de malversación de caudales públicos, de falsedad en documento mercantil o alzamiento de bienes.

Juana Martín compareció ante el magistrado el día 4 de abril de 2014 y aseguró que su relación con la empresa pública de inversión en capital riesgo de la Junta se produjo, no por iniciativa suya, sino "por iniciativa" del entonces consejero de Innovación, que era Francisco Vallejo.

Así, Juana Martín señaló que fue tras un desfile suyo en Pasarela Cibeles cuando el entonces consejero "se interesó" por ella "en varias ocasiones", tras lo que tuvo "otro contacto" con el secretario del consejero y con el entonces presidente de Invercaria, subrayando que "todo fue a instancias iniciales de estas personas".

La imputada dijo, en este sentido, que "no sabía que existía" Invercaria "ni inicialmente" tenía "ningún interés en tener ningún tipo de relación" con esta empresa pública.

Asimismo, explicó que la sociedad Juana Martín Diseño se creó en enero de 2006 como empresa familiar constituida por ella misma y sus familiares, siendo su objeto social el diseño y fabricación de trajes de flamenca "exclusivos para determinadas clientes", y precisó que su creación "fue por iniciativa" de Invercaria, que fue quien elaboró la documentación a través de Cristóbal Cantos, limitándose ella a firmarla.

Según afirmó, el proyecto que le propuso Invercaria fue la creación de una línea pret à porter comercial con la marca Juana Martín y que era "necesario" que apareciera en el nombre el término Andalucía, "ya que ellos querían utilizarla como nominación", señalando que "antes de que Invercaria contactara con ella, no tenía la intención de crear una línea pret à porter".

Tras ello, explicó que, "al proceder el dinero de una empresa pública, la creación de la nueva empresa tenía unos trámites burocráticos que se dilataban algo en el tiempo", por lo que "para empezar el proyecto y ante la tardanza se creó" Juana Martín Diseño a fin de "empezar a trabajar con esta sociedad y luego pasarlo todo a Juana Martín Andalucía".

Préstamo participativo de 120.000 EUROS

Juana Martín declaró que en enero de 2006 Invercaria decidió conceder un préstamo participativo de 120.000 euros a Juana Martín Diseño, los cuales "se invirtieron para crear la empresa, comprando tejidos, confeccionando, comprando maquinaria", gastos todos ellos "que se derivan de desfiles en varias pasarelas" y que estaban relacionados "con el diseño y confección de moda pret à porter o moda comercial", punto en el que negó que ninguna partida de esos 120.000 euros "fuera destinada en modo alguno a moda no seriada o exclusiva".

La imputada indicó que el préstamo aludido "no se devolvió como un préstamo común a Invercaria sino que se consideró como aportación de Invercaria al capital social de Juana Martín Andalucía cuando esta última sociedad se constituyó en noviembre de 2006".

Al hilo, agregó que, posteriormente, le comunicaron que Invercaria tenía aprobada una inversión de hasta 900.000 euros en Juana Martín Andalucía, aunque antes de su constitución recibió un préstamo de 50.000 euros, el cual "no era un préstamo personal que había solicitado sino que lo era por iniciativa de Invercaria".

Viaje a marruecos

Estos 50.000 euros fueron destinados a montar un taller en Casablanca (Marruecos), ya que "se pensó que para una producción más barata o de menos coste era mejor externalizar la producción y buscar fábricas en Marruecos" y en Andalucía "no existían talleres adecuados para el proyecto, eran talleres pequeñitos", no obstante lo cual, "y con independencia de la externalización, el proyecto tenía que tener su sede en Andalucía y con la finalidad de vender Andalucía".

Con ese dinero, realizó además un viaje previo a dicha ciudad, aunque admitió que no dispone de las facturas del desplazamiento y alojamiento en Casablanca debido "al tiempo transcurrido y porque esa gestión la hizo Invercaria".

Aseguró, asimismo, que "todo el importe de todos los préstamos participativos recibidos por Juana Martín Andalucía se destinaron al diseño, confección, apertura de tiendas, talleres, contratación de personal, o gastos de gestiones, relacionado con moda pret à porter", por lo que volvió a asegurar que "ninguna partida de esos préstamos participativos se destinó para el diseño y confección de moda no seriada o exclusiva, a la que se dedica con Juana Martín Diseño".

Juana Martín también afirmó que la valoración de la marca Juana Martín Diseño "se hizo por Invercaria", que valoró su curriculum, las pasarelas en las que había desfilado y su prestigio público "reflejado en prensa", aunque cree que "la valoraron mal, por baja".

Gasto "enorme"

La imputada reconoció que los préstamos no podían ser atendidos, por lo que pidió una reunión con la entonces presidenta de Invercaria, Laura Gómiz, a fin de poder renovarlos, ya que ese momento la situación de Juana Martín Andalucía "era de pérdidas, con un gasto enorme", de modo que "intentó la renovación para que aquello sobreviviera".

En esa reunión, pidió a Gómiz un "plazo" y ésta le dijo "que se estudiaría", aunque "está a la espera de contestación", añadiendo que posteriormente tuvo otra reunión con la presidenta de Invercaria en la que pidió nuevamente el aplazamiento antes solicitado, pero "no contestaron".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.