El grupo de IULV-CA en el Ayuntamiento de Níjar (Almería) ha solicitado al equipo de gobierno local información acerca de la organización y seguridad de la cabalgata de los Reyes Magos en la que murió el joven de 21 años Juan Antonio Lozano al volcar el trono que ocupaba y ha anunciado que pedirá "responsabilidades políticas".

En un comunicado, el coordinador local de la formación y concejal, Alexis Pineda, detalla que el escrito elevado al Ayuntamiento interpela acerca de quiénes eran los responsables de la organización, quiénes organizaban la seguridad en este tipo de actos y sobre si existen protocolos de seguridad para estos eventos, así como por si ha habido "cambios en el recorrido inicial" y si así fuere "quién los ha autorizado" o si se registro "algún aviso de incidencias o caída de cables".

Pineda argumenta que la formación "quiere saber" por qué si en un principio no estaba previsto que la cabalgata pasase por la barriada de Vistabella, "pese a que sí ha pasado por ahí la última década, al final sí pasó y por qué no estaba previsto el paso por ahí".

Asimismo, en el escrito de preguntas interroga, en concreto, si había recibido el Ayuntamiento algún aviso o queja vecinal registrado por escrito, vía telemática o de manera oral a través de algún concejal o representante del mismo sobre el "estado deficiente" del cableado si bien cabe recordar que un informe aportado por la empresa de telefonía a la investigación apunta a que estaba situado "a una altura bastante superior a la de cuatro metros reglamentaria y con la tensión adecuada"

"En los últimos años ya habido más accidentes graves y mortales en instalaciones públicas y las medidas de prevención, desgraciadamente, brillan por su ausencia", lamenta Pineda, quien subraya que son estas circunstancias la que "motivan que solicitemos esta información y que vayamos a pedir responsabilidades políticas".

La coalición de izquierdas informa, asimismo, de que ha presentado dos ruegos para que se elaboren "nuevos procedimientos y protocolos de inspección previa de itinerarios así como para evitar riesgos de atrapamiento o atropello en cabalgatas, procesiones y actos desfiles por vías públicas" que se realicen el municipio al tiempo que urge a que el Ayuntamiento "asuma al 100% la organización de todos los eventos que comporten este tipo de riesgo, incrementando la inspección de los distintos elementos y carrozas y poniendo en práctica nuevos procedimientos y protocolos que eliminen el riesgo de obstrucción al paso que se materializó en el accidente".

"No buscamos culpables pero sí responsables. Los accidentes siempre suelen ser evitables y lo primero es reconocer las responsabilidades para proponer las medidas necesarias para evitar que vuelva a suceder, son responsabilidades políticas, luego la investigación ya dirimirá los responsables penales si los hubiere. Entendemos lo trágico y doloroso del caso, pero nuestra obligación es la de pedir las responsabilidades y procurar que se pongan las medidas para que no vuelva a ocurrir", concluye.

Consulta aquí más noticias de Almería.