La Confederación de AMPAs Gonzalo Anaya ha valorado la sentencia del Tribunal Supremo que confirma la nulidad de una disposición de un decreto del Consell en materia de Educación aprobado en 2008 que establecía la obligatoriedad de obtener autorización paterna para que los alumnos decidan de forma colectiva si asistir o no a clase con motivo, por ejemplo, de protestas y huelgas. Así, celebra que se "devuelva el derecho fundamental" a la reunión del alumnado.

La organización, en un comunicado, ha insistido en que se devuelve un derecho fundamental al alumnado a partir de Tercero de la ESO hasta bachillerato. "Consideramos que nuestros hijos son ciudadanos con capacidad para organizarse y decidir colectivamente la inasistencia a clase en señal de protesta", ha dicho.

Por eso, ha valorado que a partir de ahora no asistir a clase un día de huelga "no tenga consideración de falta de conducta, ni sea objeto de sanción cuando haya sido resultado del ejercicio del derecho de reunión del alumnado y de la decisión colectiva".

El Tribunal Supremo "nos ha dado la razón y ha reconocido un derecho fundamental a nuestros hijos", ha afirmado la portavoz de la Confederación Gonzalo Anaya, Eva Grimaltos, quien ha apostado por "recuperar la escuela democrática y participativa que educa y forma una ciudadanía crítica capaz de decidir y de actuar de manera colectiva".

Por otro lado, ha señalado que la Conselleria de Educación "tiene que preguntarse por qué ha legislado en contra de derechos fundamentales de nuestros hijos que tienen derecho a participar en la vida de los centros y a tomar decisiones colectivas".

En este línea, ha destacado que en los últimos cursos han recibido quejas de AMPA porque a los IES "se programaban exámenes los días de Huelga General en la enseñanza, cosa que tenía repercusiones directas para el alumnado que optaba para hacer huelga", ha lamentado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.