El portero del Atlético de Madrid Miguel Ángel Moyá ha lamentado la derrota (3-1) ante el FC Barcelona en el Camp Nou este domingo, donde reconoció que no estuvieron a la altura del choque, al tiempo que ha confesado que ya piensan en resarcirse con la eliminatoria de Copa del Rey ante el Real Madrid, donde manejan un 2-0 a favor.

"Somos un equipo mentalmente muy fuerte y aceptamos cuando jugamos mal. La suerte de nuestra competición y de nuestros éxitos es que cada tres días hay partido. Toca pensar en el Madrid y es una eliminatoria muy importante para nosotros. Es el partido más importante ahora que nos va a dar motivación para seguir", señaló en declaraciones a Canal Plus, recogidas por Europa Press.

El meta rojiblanco confesó la superioridad azulgrana en la primera mitad. "El primer tiempo no ha sido un buen primer tiempo por nuestra parte. Además de los dos goles nos ha costado varias ocasiones de gol claras que no solemos conceder y por ahí ha pasado el primer tiempo. La consigna para el segundo ha sido olvidar el resultado y volver a plantar cara con personalidad para conseguir un gol y volver a estar dentro del partido", indicó.

"Así ha sido y ya en los últimos minutos el Barcelona ha conseguido el 3-1 que ha sentenciado el partido. En la segunda parte hemos mejorado y hemos conseguido nuestro pequeño objetivo que era marcar un gol tempranero", añadió.

Por último, Moyà no quiso entrar en definir el juego atlético, criticado por la dureza en ocasiones por los jugadores del Barcelona. "Nos sentimos cómodos donde nos toque jugar. Somos un equipo intenso, intentamos estar siempre cerca del balón para robar y presionar y sí que nos sentimos cómodos donde nos ponga cada partido", finalizó.